fbpx

Se oficializó la ley de cupo laboral travesti trans

En junio se aprobó en el Congreso Nacional la ley de promoción del acceso al empleo formal para personas travestis, transexuales y transgénero “Diana Sacayán – Lohana Berkins”: una iniciativa que dispone que el Estado deberá contratar al menos el 1% de la dotación de la administración pública, en todas las modalidades de contratación regular vigentes, a las personas comprendidas en el colectivo.A través del Decreto 659/2021 publicado en el Boletín Oficial, se oficializó anoche la Ley N° 27.636 bajo las firmas del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. En el documento se designa a la cartera conducida por esta funcionaria como la encargada de la aplicación de esta medida, y se dispone que esta entidad “quedará facultada para dictar las normas aclaratorias y complementarias que resulten necesarias para su efectiva implementación”.El salto de Luis Basterra, de ministro de Agricultura a responsable de la Educación y la Cultura en FormosaAdemás, allí establecen que el Estado está comprendido por: los tres poderes que lo integran, los Ministerios Públicos, los organismos descentralizados o autárquicos, los entes públicos no estatales, y las empresas y sociedades que le pertenecen. Con la sanción de esta ley, se dispone que allí se “debe ocupar, en una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su personal, puestos de trabajo con personas travestis, transexuales y transgénero, en todas las modalidades de contratación regular vigentes”.Sumado a lo anterior, en el decreto enfatizan la necesidad de que la ley se aplique a nivel federal ”a efectos de eliminar barreras geográficas” y añaden que “se prevén incentivos” para las empresas del sector privado que adopten esta iniciativa. Así, el Estado dará “prioridad en las contrataciones” a aquellas personas jurídicas o humanas del ámbito privado que incluyan, entre su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero, y promocionará “líneas de crédito con tasa preferencial para el financiamiento de emprendimientos llevados adelante por personas del colectivo, así como también, su asesoramiento y capacitación para acceder a este beneficio”.“A través de diversos instrumentos internacionales de protección de los derechos humanos, la República Argentina asumió el compromiso de respetar y garantizar que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos; que tienen todos los derechos y libertades sin distinción alguna de etnia, raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”, explica el decreto, donde se subraya que “la identidad de género y su expresión, así como también la orientación sexual, constituyen categorías prohibidas de discriminación”.Billetes: el detalle por el que $1000 podrían convertirse en $20.000Sin embargo, y más allá de esto, las autoridades reconocen que “las personas travestis, transexuales y transgénero están atravesadas por la estigmatización, criminalización y patologización sistemática por una gran parte de la sociedad y de las instituciones, lo que redunda en dificultades para el efectivo ejercicio del derecho a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo, así como también a la protección frente al desempleo, sin discriminación alguna”.Por eso, señalan que esta ley surge como una forma de “dar respuesta a esta realidad y al compromiso asumido con los derechos de las diversidades frente a toda forma de discriminación y violencia en pos de la construcción de una sociedad más igualitaria que promueva la autonomía integral de todas las personas sin establecer jerarquías ni distinción alguna”. Y que la medida se constituye como una herramienta para “reparar la situación de exclusión estructural” que padece este colectivo, el cual esta marcado “por la escasa -y muchas veces nula- posibilidad de acceder a un trabajo formal, estable y en condiciones igualitarias”.

Fuente: La Nación

Comparte este artículo en:

En junio se aprobó en el Congreso Nacional la ley de promoción del acceso al empleo formal para personas travestis, transexuales y transgénero “Diana Sacayán – Lohana Berkins”: una iniciativa que dispone que el Estado deberá contratar al menos el 1% de la dotación de la administración pública, en todas las modalidades de contratación regular vigentes, a las personas comprendidas en el colectivo.A través del Decreto 659/2021 publicado en el Boletín Oficial, se oficializó anoche la Ley N° 27.636 bajo las firmas del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Juan Manzur; y la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta. En el documento se designa a la cartera conducida por esta funcionaria como la encargada de la aplicación de esta medida, y se dispone que esta entidad “quedará facultada para dictar las normas aclaratorias y complementarias que resulten necesarias para su efectiva implementación”.El salto de Luis Basterra, de ministro de Agricultura a responsable de la Educación y la Cultura en FormosaAdemás, allí establecen que el Estado está comprendido por: los tres poderes que lo integran, los Ministerios Públicos, los organismos descentralizados o autárquicos, los entes públicos no estatales, y las empresas y sociedades que le pertenecen. Con la sanción de esta ley, se dispone que allí se “debe ocupar, en una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su personal, puestos de trabajo con personas travestis, transexuales y transgénero, en todas las modalidades de contratación regular vigentes”.Sumado a lo anterior, en el decreto enfatizan la necesidad de que la ley se aplique a nivel federal ”a efectos de eliminar barreras geográficas” y añaden que “se prevén incentivos” para las empresas del sector privado que adopten esta iniciativa. Así, el Estado dará “prioridad en las contrataciones” a aquellas personas jurídicas o humanas del ámbito privado que incluyan, entre su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero, y promocionará “líneas de crédito con tasa preferencial para el financiamiento de emprendimientos llevados adelante por personas del colectivo, así como también, su asesoramiento y capacitación para acceder a este beneficio”.“A través de diversos instrumentos internacionales de protección de los derechos humanos, la República Argentina asumió el compromiso de respetar y garantizar que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos; que tienen todos los derechos y libertades sin distinción alguna de etnia, raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”, explica el decreto, donde se subraya que “la identidad de género y su expresión, así como también la orientación sexual, constituyen categorías prohibidas de discriminación”.Billetes: el detalle por el que $1000 podrían convertirse en $20.000Sin embargo, y más allá de esto, las autoridades reconocen que “las personas travestis, transexuales y transgénero están atravesadas por la estigmatización, criminalización y patologización sistemática por una gran parte de la sociedad y de las instituciones, lo que redunda en dificultades para el efectivo ejercicio del derecho a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo, así como también a la protección frente al desempleo, sin discriminación alguna”.Por eso, señalan que esta ley surge como una forma de “dar respuesta a esta realidad y al compromiso asumido con los derechos de las diversidades frente a toda forma de discriminación y violencia en pos de la construcción de una sociedad más igualitaria que promueva la autonomía integral de todas las personas sin establecer jerarquías ni distinción alguna”. Y que la medida se constituye como una herramienta para “reparar la situación de exclusión estructural” que padece este colectivo, el cual esta marcado “por la escasa -y muchas veces nula- posibilidad de acceder a un trabajo formal, estable y en condiciones igualitarias”.

Fuente: La Nación

Comparte este artículo en: