fbpx

"El problema no es el precio de la carne, sino la inflación y el desorden fiscal", advierten los frigoríficos