fbpx

Construyó una pizzería sobre una calle a una cuadra de la Municipalidad de Quilmes

Un vecino del barrio de Quilmes cerró el paso de una calle ubicada a metros del edificio de la municipalidad y construyó una pizzería. Así, sin más, el lugar por donde antes circulaban autos y colectivos, dejó de ser transitable. A penas quedó un angosto pasillo, que por las noches se cierra con una tranquera.Se trata de la calle Belgrano, que solía ser vía pública transitada por autos y colectivos, además era un acceso fundamental para muchos vecinos que acortaban camino para ir a tomarse el colectivo sobre la avenida Alberdi. Según relató un vecino, “la calle Belgrano era una avenida, donde iban y venían los colectivos”, pero desde hace meses eso cambió. En Google Maps aún se puede ver que la calle figura como un espacio transitable.María Servini, tras las acusaciones de la Cámara Electoral: “Quieren manejar la elección”El frente de la Municipalidad de Quilmes está situado en Alberdi al 500, pero ocupa la mitad de la manzana, que también está comprendida por General Paz, Saavedra y Cevallos. Sin embargo, la calle Belgrano atraviesa este territorio y conecta estas dos últimas, haciendo que se forme un triángulo.Un hombre construyó una pizzería sobre una calle a una cuadra de la municipalidad de Quilmes.En un informe de Telenoche, Martín Ciccioli mostró el lugar y compartió las quejas de algunos propietarios de la zona que lamentan no poder transitar como antes. Según precisaron, el hombre cerró el lugar hace ocho meses, en dos oportunidades.Lo concreto es que en donde se unen Belgrano y Saavedra ahora hay un portón de madera que durante el día y mientras hay movimiento se mantiene abierto, pero por la noche se cierra y bloquea la circulación. Sin embargo, tanto en el día como en la noche los autos se guardan en esta ex-calle. “Belgrano ahora es un garaje”, describió el periodista.Según mostró el informe, el dueño del local justificó la decisión por razones de inseguridad, ya que supuestamente los ladrones tomaban ese atajo para huir de la Policía. Por su parte, la hija del dueño, Jennifer, quien conversó con Telenoche, sostuvo que la circulación continúa siendo “libre para todos”.“Es de público conocimiento que la Argentina tiene el récord por la avenida más ancha del mundo con 140 metros. Lo que no sabíamos es que también tiene la calle más angosta con menos de 5 metros”, concluyó el informe.

Fuente: La Nación

Comparte este artículo en:

Un vecino del barrio de Quilmes cerró el paso de una calle ubicada a metros del edificio de la municipalidad y construyó una pizzería. Así, sin más, el lugar por donde antes circulaban autos y colectivos, dejó de ser transitable. A penas quedó un angosto pasillo, que por las noches se cierra con una tranquera.Se trata de la calle Belgrano, que solía ser vía pública transitada por autos y colectivos, además era un acceso fundamental para muchos vecinos que acortaban camino para ir a tomarse el colectivo sobre la avenida Alberdi. Según relató un vecino, “la calle Belgrano era una avenida, donde iban y venían los colectivos”, pero desde hace meses eso cambió. En Google Maps aún se puede ver que la calle figura como un espacio transitable.María Servini, tras las acusaciones de la Cámara Electoral: “Quieren manejar la elección”El frente de la Municipalidad de Quilmes está situado en Alberdi al 500, pero ocupa la mitad de la manzana, que también está comprendida por General Paz, Saavedra y Cevallos. Sin embargo, la calle Belgrano atraviesa este territorio y conecta estas dos últimas, haciendo que se forme un triángulo.Un hombre construyó una pizzería sobre una calle a una cuadra de la municipalidad de Quilmes.En un informe de Telenoche, Martín Ciccioli mostró el lugar y compartió las quejas de algunos propietarios de la zona que lamentan no poder transitar como antes. Según precisaron, el hombre cerró el lugar hace ocho meses, en dos oportunidades.Lo concreto es que en donde se unen Belgrano y Saavedra ahora hay un portón de madera que durante el día y mientras hay movimiento se mantiene abierto, pero por la noche se cierra y bloquea la circulación. Sin embargo, tanto en el día como en la noche los autos se guardan en esta ex-calle. “Belgrano ahora es un garaje”, describió el periodista.Según mostró el informe, el dueño del local justificó la decisión por razones de inseguridad, ya que supuestamente los ladrones tomaban ese atajo para huir de la Policía. Por su parte, la hija del dueño, Jennifer, quien conversó con Telenoche, sostuvo que la circulación continúa siendo “libre para todos”.“Es de público conocimiento que la Argentina tiene el récord por la avenida más ancha del mundo con 140 metros. Lo que no sabíamos es que también tiene la calle más angosta con menos de 5 metros”, concluyó el informe.

Fuente: La Nación

Comparte este artículo en: