fbpx

Pedro Lacour

Profile page

About Pedro Lacour

  • Email:
  • Nice Name: pedro-lacour
  • Website:
  • Registered On :2021-07-09 19:25:36
  • Logged in as: Pedro Lacour

Pedro Lacour Messages

La imagen habla por sí sola. En un mensaje directo a la interna del oficialismo, la plana mayor del Movimiento Evita se mostró hoy junto al flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, y al ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta. Fue en el contexto de la Mesa Nacional que la organización social, comandada por Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro, realiza periódicamente y en la que se dedica a debatir sus lineamientos a seguir.“Fue muy claro el jefe de Gabinete”, indicó a LA NACION Gildo Onorato, referente del Movimiento Evita y secretario gremial de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). “Los movimientos populares son centrales para reconstruir a la Argentina a través del trabajo. Por eso nosotros y nosotras estamos convencidos que vamos a recuperar paulatinamente a nuestro país, con estabilidad y sin grieta”, agregó el dirigente.Manzur y Pérsico (Prensa Movimiento Evita/)El acto de este sábado tuvo lugar tras los rumores que, a lo largo de la semana, ubicaban a Navarro como víctima de una eventual reestructuración del gabinete llevada adelante por Manzur. Rápido de reflejos, el secretario de Asuntos Parlamentarios no tardó en publicar la imagen de una “reunión de trabajo” junto al exgobernador tucumano. Manzur y Navarro cultivan un vínculo político de larga data. Sin ir más lejos, Luciano Chincarini, responsable político del Movimiento Evita tucumano, fue asesor del ahora jefe de Gabinete y uno de los principales motorizadores de su última campaña electoral.Nicolás Trotta habló de desencuentros con el Presidente y dijo que “no imaginaba” su salida del GabineteLa otra presencia de peso fue la de Juan Zabaleta. Aunque desde las organizaciones reconocen puntos en común con el exintendente de Hurlingham, nunca dejaron de identificarlo como una pieza clave de los jefes comunales del conurbano en la abierta disputa territorial con el Movimiento Evita. Tampoco dio buenas señalas la reunión secreta –dada a conocer por LA NACION- entre Zabaleta y Cristina Kirchner, en la que la vicepresidenta habría dado la instrucción de mantener a raya a la organización que lidera Pérsico. La foto de hoy, sin embargo, parece ahuyentar varios de esos fantasmas.Juan Zabaleta (Prensa Movimiento Evita/)Por su parte, las organizaciones también se mostraron dispuestas a dar la pelea al interior del oficialismo. Según confirmaron sus referentes, en el encuentro se explicitó la intención de construir un partido político que reúna a todos los movimientos sociales aliados al Gobierno. En ese sentido, el coordinador nacional de Barrios de Pie y candidato a diputado bonaerense, Daniel Menéndez, apuntó: “Lo haremos en el marco de la unidad del Frente de Todos, pero expresando el proyecto de país de los movimientos”.La Iglesia alertó sobre el clima de tensión en la campaña y criticó el “pensamiento sectario”El encuentro de hoy fue una parada más en la frenética agenda desplegada por Manzur desde su asunción. Con el flamante jefe de Gabinete a la cabeza, la Casa Rosada busca dar por superada la crisis política y mostrarse en acción. En las próximas semanas habrá nuevos anuncios, como un bono para jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la transformación “e los planes sociales en trabajo formal, medida en la que trabaja Zabaleta.

Fuente: La Nación

 Like

En un contundente mensaje político al Gobierno, los movimientos sociales no alineados con el oficialismo, junto a los partidos que integran el Frente de Izquierda, se movilizaron este martes a Plaza de Mayo. Según indicaron sus referentes en un comunicado, la marcha fue impulsada “para exigir que ningún trabajador ni trabajadora este por debajo del nivel de indigencia” y en rechazo al “ajuste estructural” y a “las alternativas de derecha como respuesta a la crisis”.“Hace meses sostenemos que la salida de la crisis no debe ser el ajuste. Por el contrario, pedimos que se equipare el salario mínimo a la canasta básica familiar, es decir, a 70 mil pesos”, señaló Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrio de Pie-Libres del Sur, una de las organizaciones sociales que convocaron a la movilización, que comenzó pasado el mediodía sobre la avenida 9 de Julio a la altura de Independencia. Desde ahí, se movilizaron hasta las puertas de la Casa Rosada.La marcha pasó por la puerta del Ministerio de Desarrollo Social. (prensa obrera/)La fecha elegida para manifestarse no fue nada casual. Este martes volvió a reunirse el Consejo del Salario. Es que, después de acordar una suba del 35% en abril, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, impulsará un aumento del salario mínimo vital y móvil del 46% para quedar por encima de la inflación. Según pudo saber LA NACION, el número será propuesto en la paritaria que integran el Gobierno, sindicalistas y empresarios que se abrirá en cuatro días, aunque se da por descontado que habrá un acuerdo.Aumento del salario mínimo por encima de la inflación, la primera medida de una semana cargada de anuncios económicosCon el aumento que se prepara para anunciar el Gobierno, un trabajador pasaría a cobrar de mínimo 32.367 pesos. Es un monto insuficiente para los referentes sociales, que señalan que “hace años el salario se hunde y cada crisis representa menos poder adquisitivo” y denuncian que “los gobiernos de distinto color político, junto con el empresariado y las burocracias sindicales, han pautado de forma sistemática salarios mínimos por debajo del nivel de indigencia, con el objetivo de seguir maximizando sus ganancias a costa de mayores niveles de explotación y hambre”.Las organizaciones concentraron en 9 de Julio e Independencia. (Prensa Obrera/)En ese sentido, para Mónica Sulle, referente del MST Teresa Vive, el problema es que lo que se decide en el Consejo del Salario tiene impacto directo sobre las jubilaciones y los planes sociales: “El aumento es una miseria, en el marco de una pérdida de más del 25% de poder adquisitivo. Esto en el contexto político de un cambio de gabinete que refleja lo más de derecha, con un pasado reaccionario”.La marcha de este martes, que reunió a miles de personas, fue la tercera gran protesta de los movimientos sociales opositores desde la asunción de Juan Zabaleta al frente del Ministerio de Desarrollo Social y la segunda en menos de dos semanas. El jueves pasado, en medio de la crisis interna del Gobierno, también habían concentrado sobre la 9 de Julio. En esa ocasión, para pedir una mejor provisión de alimentos para los comedores de los barrios.

Fuente: La Nación

 Like

En un contundente mensaje político al Gobierno, los movimientos sociales no alineados con el oficialismo, junto a los partidos que integran el Frente de Izquierda, se movilizaron este martes a Plaza de Mayo. Según indicaron sus referentes en un comunicado, la marcha fue impulsada “para exigir que ningún trabajador ni trabajadora este por debajo del nivel de indigencia” y en rechazo al “ajuste estructural” y a “las alternativas de derecha como respuesta a la crisis”.“Hace meses sostenemos que la salida de la crisis no debe ser el ajuste. Por el contrario, pedimos que se equipare el salario mínimo a la canasta básica familiar, es decir, a 70 mil pesos”, señaló Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrio de Pie-Libres del Sur, una de las organizaciones sociales que convocaron a la movilización, que comenzó pasado el mediodía sobre la avenida 9 de Julio a la altura de Independencia. Desde ahí, se movilizaron hasta las puertas de la Casa Rosada.La marcha pasó por la puerta del Ministerio de Desarrollo Social. (prensa obrera/)La fecha elegida para manifestarse no fue nada casual. Este martes volvió a reunirse el Consejo del Salario. Es que, después de acordar una suba del 35% en abril, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, impulsará un aumento del salario mínimo vital y móvil del 46% para quedar por encima de la inflación. Según pudo saber LA NACION, el número será propuesto en la paritaria que integran el Gobierno, sindicalistas y empresarios que se abrirá en cuatro días, aunque se da por descontado que habrá un acuerdo.Aumento del salario mínimo por encima de la inflación, la primera medida de una semana cargada de anuncios económicosCon el aumento que se prepara para anunciar el Gobierno, un trabajador pasaría a cobrar de mínimo 32.367 pesos. Es un monto insuficiente para los referentes sociales, que señalan que “hace años el salario se hunde y cada crisis representa menos poder adquisitivo” y denuncian que “los gobiernos de distinto color político, junto con el empresariado y las burocracias sindicales, han pautado de forma sistemática salarios mínimos por debajo del nivel de indigencia, con el objetivo de seguir maximizando sus ganancias a costa de mayores niveles de explotación y hambre”.Las organizaciones concentraron en 9 de Julio e Independencia. (Prensa Obrera/)En ese sentido, para Mónica Sulle, referente del MST Teresa Vive, el problema es que lo que se decide en el Consejo del Salario tiene impacto directo sobre las jubilaciones y los planes sociales: “El aumento es una miseria, en el marco de una pérdida de más del 25% de poder adquisitivo. Esto en el contexto político de un cambio de gabinete que refleja lo más de derecha, con un pasado reaccionario”.La marcha de este martes, que reunió a miles de personas, fue la tercera gran protesta de los movimientos sociales opositores desde la asunción de Juan Zabaleta al frente del Ministerio de Desarrollo Social y la segunda en menos de dos semanas. El jueves pasado, en medio de la crisis interna del Gobierno, también habían concentrado sobre la 9 de Julio. En esa ocasión, para pedir una mejor provisión de alimentos para los comedores de los barrios.

Fuente: La Nación

 Like

¿Cómo se vinculan hoy las nuevas generaciones con el universo de la política? ¿Cuál es el peso de la ideología en los imaginarios juveniles? ¿Estamos ante una reconfiguración de la manera de concebir la representación? Estos son solo algunos interrogantes que desvelan a los analistas de opinión pública y que están en el centro de los debates de cara a las próximas elecciones legislativas. Con el desinterés y la apatía como amenazas, los especialistas se preguntan cuál es la orientación de “la rebeldía”, en un contexto que combina la crisis social con fuertes cambios tecnológicos.“Es muy difícil hablarle hoy a los pibes”, señaló el sociólogo Carlos De Angelis en diálogo con LA NACION. Como un dato bisagra, el especialista apuntó que el consenso familiar que históricamente existió alrededor del voto joven “es una tendencia que esta generación parece venir a romper”. Y resaltó que es una generación “disconforme”, que “habla distinto y se mueve distinto”, “con discursos que son muy cortitos y hasta con dificultades para argumentar”.Padrón electoral 2021: consultá dónde votás en las elecciones del domingo 12 de septiembreEn ese sentido, Shila Vilker, directora de la consultora Trespuntozero, identificó en las mutaciones de las dinámicas informacionales un factor fundamental para comprender a esa franja de la juventud que votará por primera vez el próximo domingo y que nació entre 2003 y 2005. “Nosotros vemos que los pibes ya no miran la televisión ni leen el diario. Hoy, las redes sociales y el consumo fragmentario de noticias no permiten un orden de jerarquización. Y si no hay jerarquización, no hay marco interpretativo y la percepción de la vida cotidiana se vuelve un caos”, advirtió.“Trap anticapitalista de les pibes”, la apuesta del Nuevo Más para conquistar el voto jovenTodo esto configura un cuadro de situación que, según observa Vilker, tiene efectos directos en la forma de ver la política. Una de sus consecuencias es que los jóvenes colocan, en una misma escala, al influencer y al político. “A diferencia de los electorados tradicionales, que ponían al periodismo en un lugar y a la política en otro, en la actualidad se da un fenómeno de confluencia, que aunque no se juegue en el plano de la intercambiabilidad, sí se ubica a la par en términos de las autoridades y de las potencias de las voces”, explicó.El fenómeno MileiTanto Vilker como De Angelis coinciden en un punto: ambos reconocen en Javier Milei la traducción política de este nuevo fenómeno. “Lo que uno nota, al analizar la franja que va de los 16 a los 24 años, es que el mundo ‘libertario’ es un ambiente de los sectores medios, en el que se puede palpar una atmósfera contagiosa, en el sentido de que todos conocen o tienen un amigo ‘libertario’”, apuntó la especialista. Uno de los últimos trabajos de la consultora de Mariel Fornoni parece confirmar esa percepción: muestra que el candidato de La Libertad Avanza cuenta con una intención de voto de 19,6% entre los menores de 35 años de la ciudad de Buenos Aires.Cierre de campaña de Javier Milei y La Libertad Avanza (Fabián Marelli/)“Milei es una especie de punk de la política”, definió De Angelis, quien consideró que en esa simpatía juvenil a la figura del economista “lo ideológico está en un segundo plano” y lo que termina primando es “una lectura más estética de la política, que va de la mano de votar al candidato que se presente como más confrontativo”. El sociólogo utilizó ejemplos de la cultura para explicarlo: “Uno lo puede ver en el trap, en las frases cortas y cortantes de sus letras, o en las llamadas ‘riña de gallos’, donde el objetivo de los raperos es, en términos simbólicos, destruir al otro. Esa espontaneidad también es algo que tiene Milei, que se sienta en un estudio de televisión y te da la sensación de que va a estallar en cualquier momento”.Vilker también concuerda con la “hipótesis estética” de De Angelis: “Los dirigentes libertarios están convencidos de que tienen un voto ideológico, pero testeamos en los grupos focales la idea de libertad y en los jóvenes no genera nada. Hoy su apoyo tiene más que ver con la bronca, con lo antisistema, con buscar patear el tablero, con todo eso que, de alguna manera, históricamente representó la izquierda. Es una dificultad que se les crea a futuro si pretenden seguir capitalizando políticamente”.Para De Angelis, en tanto, que los partidos de izquierda se hayan adaptado a las reglas que impone el juego electoral generó que muchos jóvenes los comiencen a tildar “como siendo parte del sistema”. Y apuntó que la adhesión a Milei no es “política” en los términos que le gustaría a los libertarios: “Los chicos miran la oferta y encuentran que hoy lo más estéticamente parecido a ellos está en la derecha, aunque podría estar en otro lado”, aclaró el especialista. “No son jóvenes que estén esperando para incendiar el Banco Central”, precisó.La economía, ante el alarmante espejo de AlfonsínSin embargo, son dos los talones de Aquiles que los consultores distinguen en la narrativa política de Milei hacia a las nuevas generaciones: su crítica vehemente al ambientalismo y su rechazo a todo lo que tenga que ver con el feminismo. “Lo estético encuentra límites rápidos cuando empieza a tomar forma política en, por ejemplo, la negación al cambio climático, en un contexto donde el ecologismo es uno de los pocos discursos que hoy logra conmover a la juventud”, apuntó De Angelis.“En los actos libertarios se ve, sobre todo, presencia masculina. No ves grupos de pibas solas, y las pocas pibas que ves están en calidad de novias”, señaló, por su parte, Vilker. “En los focus hay muchas pibas que se acuerdan de la discusión de Milei con Sol Pérez, lo que lleva a que se lo etiquete como un maltratador”, concluyó.

Fuente: La Nación

 Like

Estratégicos y sigilosos. Así podrían describirse los últimos movimientos del dirigente social Juan Grabois. En un contexto en el que las organizaciones sociales demuestran sus fuerzas y adquieren cada vez mayor protagonismo en las calles, el abogado cercano al papa Francisco hace valer sus destrezas negociadoras con el Gobierno. Grabois camina los pasillos y despachos ministeriales con un propósito explícito: agitar desde adentro el avispero oficialista, a cuyos principales representantes no ve lo suficientemente involucrados con una “agenda de transformaciones profundas”.“Es mejor impulsar procesos que ocupar espacios”, es una de las frases papales con la que mejor se identifica. La prédica bergogliana no es casual: sintetiza a la perfección la distinción que hace Grabois entre “lo social” y “lo político”, piedra basal de su manera de entender la militancia. Una dinámica dual que expresa, a su vez, el papel que el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) juega en el actual esquema del Frente de Todos. Más allá de los resquemores generados por el cierre de las listas electorales, Grabois no deja de verse a sí mismo como un “facilitador”, alguien que sabe conectar con esa “política tradicional”, a la que define como “muy hostil hacia los sectores populares” y “con representaciones casi siempre huecas”.Sin responsabilidades orgánicas en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), pero con niveles de exposición mediática sin parangón entre sus pares, el dirigente de 38 años incide en el debate público a partir de su capacidad de acerca posiciones y tender puentes con distintos actores. “Hay un entendimiento bastante concreto, por parte de Juan, de las reglas de juego de la representación liberal tradicional. Él tiene la voluntad de tensarlas, sin involucrarse ni aceptarlas tal cual son”, desliza un conocedor del mundo de los movimientos sociales. Grabois se para hoy sobre ese escenario de equilibrios inestables.Cara a cara con GuzmánUn ejemplo reciente de ello fue la reunión que mantuvo, hace algunas semanas, con Martín Guzmán. En nombre del Frente Patria Grande, su espacio político propio, Grabois llegó al quinto piso del Ministerio de Economía para acercarle al ministro su Plan de Desarrollo Humano Integral, un programa de “recuperación pospandémica” que, según explican desde las organizaciones que lo impulsan, busca generar empleo y repoblar el país a través del reparto y puesta en marcha de tierras ociosas o no productivas. Además, trascendió que Guzmán se mostró abierto a debatir un tema que desvela a los referentes sociales alineados con la Casa Rosada: la creación de un “salario básico universal” para la economía popular, iniciativa que fue la principal consigna de la marcha a Plaza de Mayo organizada por los movimientos sociales el pasado 7 de agosto.Malestar con el Gobierno y malos presagios para Cristina Kirchner en el control del SenadoAunque entre las organizaciones que componen la UTEP prima una cosmovisión en común, las disidencias tácticas históricamente no faltaron. Sin ir más lejos, en 2019, el Frente Patria Grande presionó para que Cristina Kirchner sea la candidata a presidente, cuando la apuesta del Movimiento Evita era promover una opción peronista que lograse trascender la figura de la ahora vicepresidenta. Ese anhelo ya había quedado cristalizado en 2017, con el fallido apoyo de los actuales funcionarios Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro a la aventura de Florencio Randazzo en la provincia de Buenos Aires.A pesar de sus críticas conocidas a los gobiernos kirchneristas, Grabois reconoce en Cristina Kirchner “un liderazgo popular imprescindible”. Y si bien remarca que los separan distintas formas de concebir la política, eso no le impide encontrar una “sensibilidad generacional” compartida con una figura como Máximo Kirchner, con quien considera que se puede hablar el mismo idioma. Es un lazo que, con el correr de la gestión, se volvió estrecho. Se lo puede notar en el Congreso, a partir de la relación que el diputado Itai Hagman supo construir con el líder de La Cámpora.Al interior del Frente Patria Grande, la palabra de Grabois es indiscutible. Sin embargo, nada hoy parece indicar que su horizonte político futuro esté puesto más allá de la representación gremial de su sector. O de la danza tras bambalinas que por estas horas deja entrever. “¿Juan candidato? Solo lo veo posible si hay un proceso de reorganización del campo popular lo suficientemente vigoroso que lo ponga en un lugar de liderazgo”, analiza una voz avezada . Para después concluir, con una definición de pretensiones universales: “Si sos diputado, no podés decir lo que querés. Siendo quien negocia, aunque sea tenés un poquito de autonomía”.

Fuente: La Nación

 Like

Las rutas de Neuquén fueron tomadas por una jornada de protestas de los movimientos sociales. El conflicto, que tuvo su punto álgido en abril, volvió a tensarse esta semana con bloqueos de puentes en puntos estratégicos de la provincia patagónica, y se mantendrán por tiempo indeterminado, según afirmaron desde las agrupaciones. Desafiantes, reclaman un plan de obras públicas que genere “trabajo genuino”, al tiempo que acusan al gobierno de Omar Gutiérrez de “electoralizar” las demandas sociales. Es que, desde el oficialismo provincial, les propusieron una reunión para después de las elecciones primarias.“Son reclamos que venimos desarrollando hace meses”, aseguró a LA NACION César Parra, dirigente del Polo Obrero. En ese sentido, precisó: “En abril, la propia ministra de Trabajo, Vanina Merlo, se había comprometido a establecer una mesa de negociación, que comenzó pero al poco tiempo se canceló. Ahora, en agosto, lo único que hicieron fue venir con una propuesta que consistía en una plataforma digital para que la gente se anote a buscar trabajo”.Alrededor de 6 mil familias acampan en distintos puntos de la provincia (Florencia Salto/)Por su parte, el director provincial de Planes Sociales, Ricardo Soiza, afirmó a una radio local que, antes de que comenzaran las protestas, se le propuso a las organizaciones la conformación una mesa para trabajar en un plan de obras, lo que fue respondido con un pedido de aumento del monto de los planes sociales. El gobierno se negó, lo que habría motivado los cortes.El funcionario aseguró además que no solicitarán la intervención judicial y convocó a las organizaciones a una reunión para el 13 de septiembre. Sin embargo, los dirigentes sociales se negaron a esperar hasta esa fecha y acusaron al gobierno de “subordinar la solución de una demanda social al problema electoral”. “Luego de meses de silencio, ahora nos llaman para convocarnos para después de las PASO. Nos parece una maniobra, porque atan un conflicto social a un resultado electoral, son cosas que para nosotros no tienen nada que ver”, señaló Parra, quien también es candidato a concejal por el Partido Obrero.Fiesta en Olivos: el viceministro de Justicia alertó sobre la posible intervención de la jueza Arroyo Salgado y dijo que no es “lo más adecuado”Desde el Polo Obrero están convencidos de que el gobierno neuquino “no quiere resolver el conflicto”. Y acusan a la gestión de Gutiérrez de llevar adelante una política de “ajuste muy fuerte”. Sin ir más lejos, Parra denunció que “se congelaron los salarios en todo el 2020 y se buscó este año aumentarlos en apenas un 12%”. Los últimos datos del Indec son gráficos respecto a la situación social que vive la provincia: en el primer trimestre del 2021, la desocupación en el conglomerado Neuquén-Plottier fue del 10,9%, mientras que, en el segundo semestre de 2020, la pobreza fue del 40,4% y la indigencia del 12,3%.El miércoles pasado comenzaron los cortes organizados por el Polo Obrero, el Frente Popular Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). Las agrupaciones acamparon en los puentes carreteros Viejo y Nuevo, en el Tercer Puente y en el puente El Carancho. Además, ayer por la mañana se sumó otro corte sobre la ruta 40, a la altura de Chos Malal, y otro en Zapala, sobre la ruta 22. “Ahora está lloviendo y son alrededor de 6.000 familias las que están acampando en diferentes rutas de la provincia. Hemos buscado el diálogo por todos los medios y no lo conseguimos”, concluyó Parra.

Fuente: La Nación

 Like

Las rutas de Neuquén fueron tomadas por una jornada de protestas de los movimientos sociales. El conflicto, que tuvo su punto álgido en abril, volvió a tensarse esta semana con bloqueos de puentes en puntos estratégicos de la provincia patagónica, y se mantendrán por tiempo indeterminado, según afirmaron desde las agrupaciones. Desafiantes, reclaman un plan de obras públicas que genere “trabajo genuino”, al tiempo que acusan al gobierno de Omar Gutiérrez de “electoralizar” las demandas sociales. Es que, desde el oficialismo provincial, les propusieron una reunión para después de las elecciones primarias.“Son reclamos que venimos desarrollando hace meses”, aseguró a LA NACION César Parra, dirigente del Polo Obrero. En ese sentido, precisó: “En abril, la propia ministra de Trabajo, Vanina Merlo, se había comprometido a establecer una mesa de negociación, que comenzó pero al poco tiempo se canceló. Ahora, en agosto, lo único que hicieron fue venir con una propuesta que consistía en una plataforma digital para que la gente se anote a buscar trabajo”.Alrededor de 6 mil familias acampan en distintos puntos de la provincia (Florencia Salto/)Por su parte, el director provincial de Planes Sociales, Ricardo Soiza, afirmó a una radio local que, antes de que comenzaran las protestas, se le propuso a las organizaciones la conformación una mesa para trabajar en un plan de obras, lo que fue respondido con un pedido de aumento del monto de los planes sociales. El gobierno se negó, lo que habría motivado los cortes.El funcionario aseguró además que no solicitarán la intervención judicial y convocó a las organizaciones a una reunión para el 13 de septiembre. Sin embargo, los dirigentes sociales se negaron a esperar hasta esa fecha y acusaron al gobierno de “subordinar la solución de una demanda social al problema electoral”. “Luego de meses de silencio, ahora nos llaman para convocarnos para después de las PASO. Nos parece una maniobra, porque atan un conflicto social a un resultado electoral, son cosas que para nosotros no tienen nada que ver”, señaló Parra, quien también es candidato a concejal por el Partido Obrero.Fiesta en Olivos: el viceministro de Justicia alertó sobre la posible intervención de la jueza Arroyo Salgado y dijo que no es “lo más adecuado”Desde el Polo Obrero están convencidos de que el gobierno neuquino “no quiere resolver el conflicto”. Y acusan a la gestión de Gutiérrez de llevar adelante una política de “ajuste muy fuerte”. Sin ir más lejos, Parra denunció que “se congelaron los salarios en todo el 2020 y se buscó este año aumentarlos en apenas un 12%”. Los últimos datos del Indec son gráficos respecto a la situación social que vive la provincia: en el primer trimestre del 2021, la desocupación en el conglomerado Neuquén-Plottier fue del 10,9%, mientras que, en el segundo semestre de 2020, la pobreza fue del 40,4% y la indigencia del 12,3%.El miércoles pasado comenzaron los cortes organizados por el Polo Obrero, el Frente Popular Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). Las agrupaciones acamparon en los puentes carreteros Viejo y Nuevo, en el Tercer Puente y en el puente El Carancho. Además, ayer por la mañana se sumó otro corte sobre la ruta 40, a la altura de Chos Malal, y otro en Zapala, sobre la ruta 22. “Ahora está lloviendo y son alrededor de 6.000 familias las que están acampando en diferentes rutas de la provincia. Hemos buscado el diálogo por todos los medios y no lo conseguimos”, concluyó Parra.

Fuente: La Nación

 Like

Con la participación del exministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, los movimientos sociales alineados con la Casa Rosada realizaron un acto en apoyo a la campaña del Frente de Todos. En el encuentro, que tuvo lugar en Parque Lezama y reunió, según sus organizadores, a más de 5.000 personas, tomaron la palabra distintas figuras que forman parte de las boletas del oficialismo, como el referente de Somos Barrios de Pie, Daniel Menéndez, o la responsable del Frente de Mujeres del Movimiento Evita, Cecilia Barrios, ambos precandidatos a diputados nacionales.“Quiero pedir un aplauso para Daniel Arroyo por la enorme gestión que realizó durante estos años difíciles”, señaló Menéndez al comenzar su intervención. Con ese saludo, el exsubsecretario de Políticas de Integración y Formación envió un mensaje solapado al flamante ministro Juan Zabaleta, con quien las organizaciones nucleadas en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) tienen pactado reunirse en los próximos días. Sus referentes pretenden que el diálogo entablado con Arroyo continúe con el exintendente.Daniel Menéndez, precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires (Prensa Movimiento Evita/)En medio de su discurso, Menéndez también pareció referirse indirectamente a La Cámpora, cuyo referente Andrés Larroque sostiene que “la cultura del plan no va más”. “Hay un debate medio trucho que impulsan algunos oportunistas de que se tiene que convertir los planes en trabajo. ¡Hace 20 años que estamos construyendo trabajo! ¡Hace 20 años que ante la exclusión de las políticas del neoliberalismo nadie pidió un plan social, pedimos trabajo!”, exclamó.Las organizaciones anunciaron el lanzamiento de “10.000 mesas de difusión” para llegar “a un millón de hogares” en todos los barrios de la ciudad y la provincia de Buenos Aires en el tiempo que resta hasta las PASO del próximo 12 de septiembre. “Vamos a llevar al Congreso los proyectos que construimos en la calle y en los barrios para resolver genuinamente los problemas de la gente. Para que esas leyes luego se conviertan en políticas de Estado que puedan hacer las transformaciones estructurales necesarias que nuestro pueblo necesita”, agregó Menéndez, quien estuvo a cargo de las palabras de cierre.María Eugenia Vidal apuntó contra Javier Milei por los insultos a Horacio Rodríguez LarretaDurante el acto se hizo principal hincapié en el trabajo de contención social que realizaron los movimientos durante la pandemia, lo que motivó algunas muecas de disconformidad con los escasos lugares que les fueron otorgados en las listas. “Aunque obviamente falta representación, no tenemos que estar enojados”, deslizó, en ese sentido, el precandidato a diputado nacional porteño y referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Diego Lualdi. Y continuó: “Para nosotros es clave no volver atrás con la derecha macrista”.Daniel Arroyo, exministro de Desarrollo Social y precandidato a diputado (Prensa Movimiento Evita/)A su turno, Arroyo puso sobre la mesa su voluntad de llevar al Congreso una ley para crear un crédito no bancario. Y sostuvo que “hay trabajo”, por lo tanto, lo que habría que hacer es “ponerle apoyo”. “Hay que ayudar al trabajador económicamente, hay que integrarlo y darle la chance de que venda de manera directa”, precisó en alusión a aquellas personas que forman parte de la denominada “economía popular”.La semana que pasó, el Gobierno ratificó su intención de iniciar un “empalme” entre los planes sociales y el “empleo genuino”, en una reunión del gabinete económico que incluyó por primera vez al nuevo ministro de Desarrollo Social. Zabaleta inició su gestión con una ampliación presupuestaria de 93.500 millones de pesos, 40% de recursos extra para afrontar las demandas de las organizaciones sociales. Además, anunció que no tiene previsto extender el programa Potenciar Trabajo. “Todavía no hay ningún acuerdo al respecto”, se encargaron de aclarar a LA NACION desde la UTEP.

Fuente: La Nación

 Like

El dirigente kirchnerista Luis D’Elía finalizó hoy su arresto domiciliario y celebrará su libertad condicional con un acto político en conjunto con otros referentes sociales aliados del oficialismo. A partir de las 14, agrupaciones y organizaciones se convocarán en La Matanza para realizar una marcha en apoyo al expiquetero, quien cumplió dos tercios de su condena por haber dirigido la protesta y la toma de la Comisaría 24 en el barrio porteño de La Boca, en 2004.D’Elía fue condenado en noviembre de 2017 a tres años y nueve meses de prisión, pero recién fue detenido en febrero de 2019. Al comienzo de la pandemia, se le concedió el arresto domiciliario por su delicado estado de salud: es diabético y paciente coronario.En el día de mañana se llevará a cabo la marcha y el acto central por mi libertad, suspendiéndose el festival que había sido organizado, por respeto a familiares y víctimas de esta pandemia. pic.twitter.com/L6WFWgVSgL— Luis D’Elia (@Luis_Delia) August 23, 2021La movilización se realizará desde la casa donde D’Elía transcurrió sus últimos dos años presos, hasta la sede del partido Miles, en Isidro Casanova. Allí tendrá lugar el acto central y un festival artístico. Luego, desde el escenario, además de él y su compañera Lorena Felices, hablarán el referente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico; el intendente de Ensenada, Mario Secco; el juez federal Juan María Ramos Padilla; el dirigente de la CTA Autónoma, Hugo “Cachorro” Godoy, y el Frente Barrial CTA Nacional, Juan Vita. También habrá una comunicación telefónica con la dirigente jujeña Milagro Sala, quien también está condenada.Las nuevas estrategias de los candidatos para seducir votantes en medio de un clima de apatíaDurante la convocatoria se inaugurará una “fábrica de alimentos congelados, para decirle al poder que nuestra militancia esta asociada a la vida y a las necesidades de nuestros pueblos”. Además, en su columna radial, D’Elía anunció que “se va a sacar a sacar la pulsera” electrónica que mantuvo sus movimientos restringidos, y comentó que “hoy seguro Néstor [Kirchner] estaría marchando con nosotros y nos daría un abrazo enorme, un abrazo de justicia social y soberanía”.

Fuente: La Nación

 Like

En medio de una campaña electoral atípica, el conjunto de los organizaciones sociales se enfrenta a un callejón que parece no tener salida: llegar a cubrir las demandas de sus bases, cada vez más golpeadas por un deterioro económico que se agiganta mes a mes. Mientras desde las oficinas ministeriales muchas veces no llegan respuestas, tanto las agrupaciones alineadas con la Casa Rosada como aquellas que se muestran más intransigentes, no dudan en expresar sus reclamos a través de grandes movilizaciones en las calles. En esta nota, un repaso por el “quién es quién” del mosaico de los movimientos sociales de la Argentina, en momentos en que los indicadores de pobreza e indigencia registran los niveles más altos de los últimos años:OficialistasMovimiento EvitaCon su referente Emilio Pérsico como secretario de Economía Social de la Nación, y Fernando Navarro como secretario de Relaciones Parlamentarias, en el Movimiento Evita se asumen como uno más de los sectores del Frente de Todos, a la par de La Cámpora, o de los funcionarios que responden a Sergio Massa o a Alberto Fernández. Sin embargo, no dejan de reconocerse como “un actor de peso”.Aunque en la práctica ya actuaban de manera coordinada, el Movimiento Evita y Somos-Barrios de Pie se fusionaron el pasado mes de julio. Sus referentes confían en que esta alianza les dará más volumen en la interna oficialista a la hora de sentarse a disputar poder con otros espacios que cuentan con una articulación propia en la gestión.Alberto Fernández junto a Gildo Onorato, del Movimiento Evita; Juan Carlos Alderete, de la CCC; y Daniel Menéndez, de Barrios de Pie-Somos (Twitter/)Según sus dirigentes, a partir de la reciente fusión con Barrios de Pie, se transformaron en “la organización social más grande de América Latina”. “Se suele caer en la tentación de cuantificar a las organizaciones populares a partir de sus ‘beneficiarios’, pero la red comunitaria excede muchísimo a eso”, señala Gildo Onorato, uno de sus referentes. Y agrega: “No hay forma de medir lo que significa el Movimiento Evita, ya que estamos arraigados en la realidad concreta de la gente, formamos parte de una idiosincrasia popular que es muy sólida y que no está atada a recursos como piensa el prejuicio estigmatizante”A comienzos de este mes, el Ministerio de Trabajo aprobó los estatutos de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). Es la organización que nuclea a una gran parte de los trabajadores informales del país y en la que el Movimiento Evita cumple un rol fundamental. Fue un guiño más del Gobierno, que se suma a la creación del Registro de Asociaciones de Trabajadores de la Economía Popular y de Subsistencia Básica, un mecanismo surgido a principios de este año con el objetivo de “generar representación y mecanismos institucionales para afrontar la lucha por más derechos laborales”.En dupla, Sergio Massa y Máximo Kirchner apuntalan la campaña de Victoria Tolosa PazSomos Barrios de Pie“Esperábamos más”, es la frase que, en tono de recriminación, todavía puede escucharse entre las bases y los dirigentes de mayor peso de los movimientos sociales, que pretendían ubicar al subsecretario de Políticas de Integración y referente de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, al menos entre los primeros 15 puestos de la boleta de diputados en la provincia de Buenos Aires.“Chuky” -como lo llaman- quedó 16, y aunque dicen que lo oyeron esperanzado porque cree que el Frente de Todos perforará los 40 puntos y que entrarán “tranquilos” 17 diputados oficialistas, lo cierto es que su llegada al Congreso no está asegurada, y todo dependerá de la medida del éxito que logre la coalición en el terruño más codiciado.Daniel Menéndez, dirigente de Somos Barrios de PieConvencido de que “la política de los planes sociales fracasó como respuesta a la pobreza”, y de que la inflación “fue el talón de Aquiles de nuestra política social”, Menéndez promueve una agenda que incluye “dar prioridad al empleo” por sobre planes como la tarjeta Alimentar. Además, entiende que la presencia territorial de las organizaciones fue clave para la contención social durante la pandemia. “Hay que entender que los planes sociales han fracasado como respuesta a la pobreza, hay un problema medular y global que es el empleo”, señala el dirigente de Barrios de Pie.La confluencia entre el Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa, entre otras agrupaciones, tuvo su demostración de fuerza el pasado 7 de agosto, en una marcha a Plaza de Mayo por el día de San Cayetano. Con una concurrencia de alrededor de 300.000 personas, se trató de la primera movilización masiva de los grupos más afines al oficialismo tras más de un año y medio de pandemia. En el acto se reclamó la creación de un “salario básico universal” para evitar que haya personas debajo de la línea de indigencia, y la “generación de créditos no bancarios para el desarrollo productivo de los trabajadores informales”.Corriente Clasista y Combativa (CCC)En medio de la peor crisis económica y política que vivió el país, Juan Carlos Alderete era uno de los principales dirigentes del movimiento piquetero junto a Luis D’Elía, Raúl Castells y Néstor Pitrola. De la mano de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) militó la abstención electoral y el “que se vayan todos” durante el período de Fernando De la Rúa y Eduardo Duhalde. Los tiempos cambiaron y hoy es diputado nacional del Frente de Todos.El cierre de las listas electorales de este año lo tuvo activo. Durante varias semanas se lo pudo ver en frenéticas negociaciones para ajustar la nómina en varios municipios junto con el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa.Juan Carlos AldereteMovimiento de Trabajadores Excluidos (MTE)/Frente Popular Darío SantillánEn los últimos tiempos, Juan Grabois comenzó a criticar con mayor fuerza la “falta representación de los sectores populares” en el Frente de Todos. El líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) reclama por “un gobierno dispuesto a darle protagonismo político a los últimos”, con figuras que no sean, en sus propias palabras, exclusivamente “de la clase media profesional”.En la misma línea, la dirigente social Dina Sánchez del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), aclara que la relación con el Estado es de diálogo, “pero siempre planteando la agenda de quienes representamos, que es Tierra, Techo y Trabajo”. Ambos referentes apoyan al Gobierno, pero consideran urgente que, “ante el crecimiento de la desigualdad y el hambre “, se garantice un salario básico universal para todos los trabajadores.Horacio Rodríguez Larreta recibió hoy la segunda dosis de la vacuna contra la Covid-19El FPDS agrupa a 30.000 trabajadores y trabajadoras en 20 provincias del país. “Como organización, llevamos adelante cooperativas, con presencia en las distintas ramas de la economía popular”, señala Sánchez, quien además se desempeña como secretaria adjunta de la UTEP.Juan Carlos Alderete, de la CCC, a la izquierda; Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, a la derecha; en el centro, Juan Grabois, exsecretario general de la CTEPOpositoresPolo ObreroEl Polo Obrero es una de las agrupaciones con mayor presencia en las movilizaciones callejeras que, cada vez con mayor frecuencia, tienen lugar en el centro de la ciudad de Buenos Aires. Con presencia en 22 provincias y en más de 100 ciudades, cuenta con alrededor de 65.000 miembros a lo largo y a lo ancho del país.Según sus dirigentes, “hay mucha bronca” entre las bases de los movimientos sociales oficialistas. “Hay presión para movilizar porque la lógica de los movimientos sociales es la piquetera”, señala Eduardo Belliboni, uno de sus referentes, en una solapada alusión a la UTEP y su búsqueda por instalar el concepto de la “economía popular”.Eduardo BelliboniMST Teresa Vive“No tenemos la actitud de arriar a los compañeros como vacas”, dijo Mónica Sulle, coordinadora nacional del MST Teresa Vive. Con más de 20.000 miembros en todo el país, según Sulle, la organización se diferencia de las demás en que sus integrantes son “politizados ” y trabajan también, hacen changas: “Dan la batalla política que damos con el conjunto de la militancia organizada dentro del MST, que es nuestro partido”.Sulle aclara que “cada compañero tiene su propia tarjeta” y que la organización solo interviene cuando se reparten los cupos para los Potenciar Trabajo. “Eso es lo político”, dice, y exige al Gobierno que se lo universalice, una demanda que, según la dirigente, nunca tuvo una recepción positiva.El PO, el MST y el movimiento Social "Teresa Vive" se concentrarán en el misniterio de Trabajo y en el de Desarrollo SocialFrente de Organizaciones en Lucha (FOL)En sus orígenes, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) estaba conformado por un conjunto de distintas organizaciones que surgieron al calor de la crisis del 2001. Sin embargo, aunque en su nombre continúe conservando la palabra “frente”, desde el 2014 conforman un único espacio.Con una construcción colectiva, a nivel nacional cuenta con alrededor de 9.000 integrantes presentes en la mayoría de las provincias. “Hoy somos nosotros los que visibilizamos lo que pasa también entre los trabajadores, porque las centrales sindicales no lo hacen. Pedimos trabajo genuino. Pedimos sueldos dignos para los que trabajan”, señala una de sus voceras, Damaris Rolón.Silvia SaraviaBarrios de Pie-Libres del SurCon presencia en todas las provincias, Barrios de Pie-Libres del Sur cuenta con alrededor de 60.000 personas entre sus filas. “Nosotros cada seis meses hacemos un corte, ya que hay movilizada mucha gente, toda organizada a partir del trabajo”, comenta Silvia Saravia, referente de la organización que se distanció de Daniel Menéndez cuando pegó el salto al kirchnerismo.La organización tiene representantes en las listas de Vamos con Vos, la fuerza política que lidera Florencio Randazzo. Uno de sus candidatos es Mauro López, coordinador bonaerense de la organizaciones, quien encabeza la lista de diputados provinciales en la tercera sección electoral.

Fuente: La Nación

 Like