fbpx

Nicol s Litvinoff

Profile page

About Nicol s Litvinoff

  • Email:
  • Nice Name: nicol-s-litvinoff
  • Website:
  • Registered On :2021-06-01 03:25:39
  • Logged in as: Nicol s Litvinoff

Nicol s Litvinoff Messages

El mundo de las finanzas y las inversiones está viviendo un impresionante proceso de transformación gracias a la irrupción de las blockchain y las DeFi (Finanzas Descentralizadas).La capitalización del criptomercado, muy cercana a los 2 trillones de dólares, crece al compás del interés de los grandes inversores institucionales, que comienzan a proyectar un sistema dominado por las nuevas tecnologías en un plazo no mayor a los 10 años.Como hemos visto en columnas anteriores, la evolución de las finanzas obliga a los inversores a conocer nuevos términos y conceptos para aumentar las posibilidades de incrementar su patrimonio.Entre los protagonistas del nuevo mundo financiero están los DEX (Exchanges Descentralizados), que utilizan tecnología de punta para desbancar a los agentes de Bolsa tradicionales y poseen un esquema de funcionamiento mucho menos oneroso y burocrático que sus antecesores.En la columna de hoy, vamos a conocerlos.Qué es un DEXLos DEX son plataformas online donde se pueden realizar intercambios de criptoactivos sin la participación de intermediarios que cobren comisiones ni de una autoridad reguladora como una Comisión Nacional de Valores o un Banco Central.Allí, las operaciones son Peer-to-Peer (P2P o persona a persona, en una adaptación al castellano), aunque con ciertas funcionalidades que las vuelven más eficientes que las plataformas P2P tradicionales.A continuación, repasamos las principales características de los DEX:- No reciben ni envían transferencias de dinero. Solo pueden ser fondeados con criptoactivos, incluidos los stablecoins.- No requieren la apertura de cuenta para operar ni ningún tipo de verificación. No es necesario especificar siquiera un correo electrónico. La única condición para intercambiar criptoactivos es contar con una wallet (billetera digital) y que esté vinculada o linkeada al DEX en cuestión.- Ofrecen varias modalidades de operatoria e inversiones. Además de intercambiar tokens (por ejemplo, vender Ethereum y comprar Dogecoin), en algunas plataformas se puede realizar staking (prestar tus criptoactivos a la red y cobrar un interés), hacer colocaciones en pools de liquidez (prestar tus criptoactivos para generar liquidez en un intercambio de tokens determinado), jugar a una criptolotería y comprar y vender NFTs (Activos No Fungibles), entre otras operaciones posibles.- Emiten tokens de gobernanza que pueden ser adquiridos en las mismas plataformas y que otorgan derecho a voto al momento de tomar decisiones respecto de las comisiones que se les cobran a los usuarios, la apertura de nuevas unidades de negocios y más.- No tienen un centro de atención al cliente ni un asesor financiero con quien hablar para realizar una operación. Funcionan con contratos inteligentes programados de antemano para que la persona que invierte tenga el camino allanado para realizar la operación y el servicio le resulte mucho más barato que con un intermediario tradicional.Paso a paso: cómo utilizar un DEXEl primer paso es elegir la blockchain donde queramos operar. Las más populares son Ethereum y Binance Smart Chain, pero también existen otras como Solana o Cardano que se encuentran en pleno desarrollo y son cada vez más demandadas por los usuarios.La blockchain de Ethereum es considerada la más segura y líquida el día de hoy, con un Total Value Locked (TVL) superior a los 80.000 millones de dólares en criptoactivos. Dentro del conjunto de DEX que posee esta red, Uniswap es el DEX más antiguo y utilizado.Entonces, si quisiéramos operar con Uniswap, lo primero que debemos hacer es descargarnos una wallet gratuita que sea compatible con el protocolo. Por ejemplo, MetaMask o Trust Wallet. Es muy importante anotar y conservar de manera segura la llave privada (una serie de 12 palabras) que nos otorgará la wallet cuando iniciemos el proceso.Luego, debemos adquirir por un lado Ether (el token de Ethereum que se utilizará para pagar las comisiones que generen las operaciones) y el o los criptoactivos que queramos intercambiar o invertir a tasa, a fin de transferirlos a nuestra nueva wallet. La compra de criptoactivos puede realizarse a través de un exchange local o bien en una operación P2P.Por último, debemos ingresar al sitio de Uniswap y presionar en “conectar una cartera”, de manera tal que nuestra wallet quede habilitada para operar directamente con los contratos inteligentes del protocolo.Finalizado este proceso, estaremos en condiciones de realizar todas las operaciones que el DEX permita. En Uniswap los usuarios son cientos de miles y le dejan al protocolo casi 4 millones de dólares de ganancias por día.ConclusiónLa combinación de tecnologías de punta con una filosofía que reivindica la descentralización generó un verdadero sismo en los mercados. Podemos observar casos de empresas multinacionales que persiguen objetivos similares y resultaron tan disruptivas como exitosas. Hablamos de Uber en el universo de los taxis, Airbnb en los alquileres temporarios y vacacionales, Mercado Libre en el comercio y muchas más.Las finanzas atraviesan un proceso muy parecido. Ya no tiene sentido preguntarse si esto efectivamente sucederá, sino cuándo veremos un salto masivo hacia las DeFi y qué otras características irán adquiriendo.Realizar pruebas con poco capital para conocer de primera mano el funcionamiento del sistema y sus ventajas respecto de las plataformas tradicionales es el principal consejo que aquí les puedo dar. Por lo demás, seguiré monitoreando el desarrollo de esta industria como lo vengo haciendo con el Bitcoin desde 2013, cuando la principal criptomoneda cotizaba a menos de 100 dólares por unidad.Investiguen sin miedo. Nunca es tarde para sumarse. Aún queda mucho camino por recorrer.

Fuente: La Nación

 Like

El mundo de las finanzas y las inversiones está viviendo un impresionante proceso de transformación gracias a la irrupción de las blockchain y las DeFi (Finanzas Descentralizadas).La capitalización del criptomercado, muy cercana a los 2 trillones de dólares, crece al compás del interés de los grandes inversores institucionales, que comienzan a proyectar un sistema dominado por las nuevas tecnologías en un plazo no mayor a los 10 años.Como hemos visto en columnas anteriores, la evolución de las finanzas obliga a los inversores a conocer nuevos términos y conceptos para aumentar las posibilidades de incrementar su patrimonio.Entre los protagonistas del nuevo mundo financiero están los DEX (Exchanges Descentralizados), que utilizan tecnología de punta para desbancar a los agentes de Bolsa tradicionales y poseen un esquema de funcionamiento mucho menos oneroso y burocrático que sus antecesores.En la columna de hoy, vamos a conocerlos.Qué es un DEXLos DEX son plataformas online donde se pueden realizar intercambios de criptoactivos sin la participación de intermediarios que cobren comisiones ni de una autoridad reguladora como una Comisión Nacional de Valores o un Banco Central.Allí, las operaciones son Peer-to-Peer (P2P o persona a persona, en una adaptación al castellano), aunque con ciertas funcionalidades que las vuelven más eficientes que las plataformas P2P tradicionales.A continuación, repasamos las principales características de los DEX:- No reciben ni envían transferencias de dinero. Solo pueden ser fondeados con criptoactivos, incluidos los stablecoins.- No requieren la apertura de cuenta para operar ni ningún tipo de verificación. No es necesario especificar siquiera un correo electrónico. La única condición para intercambiar criptoactivos es contar con una wallet (billetera digital) y que esté vinculada o linkeada al DEX en cuestión.- Ofrecen varias modalidades de operatoria e inversiones. Además de intercambiar tokens (por ejemplo, vender Ethereum y comprar Dogecoin), en algunas plataformas se puede realizar staking (prestar tus criptoactivos a la red y cobrar un interés), hacer colocaciones en pools de liquidez (prestar tus criptoactivos para generar liquidez en un intercambio de tokens determinado), jugar a una criptolotería y comprar y vender NFTs (Activos No Fungibles), entre otras operaciones posibles.- Emiten tokens de gobernanza que pueden ser adquiridos en las mismas plataformas y que otorgan derecho a voto al momento de tomar decisiones respecto de las comisiones que se les cobran a los usuarios, la apertura de nuevas unidades de negocios y más.- No tienen un centro de atención al cliente ni un asesor financiero con quien hablar para realizar una operación. Funcionan con contratos inteligentes programados de antemano para que la persona que invierte tenga el camino allanado para realizar la operación y el servicio le resulte mucho más barato que con un intermediario tradicional.Paso a paso: cómo utilizar un DEXEl primer paso es elegir la blockchain donde queramos operar. Las más populares son Ethereum y Binance Smart Chain, pero también existen otras como Solana o Cardano que se encuentran en pleno desarrollo y son cada vez más demandadas por los usuarios.La blockchain de Ethereum es considerada la más segura y líquida el día de hoy, con un Total Value Locked (TVL) superior a los 80.000 millones de dólares en criptoactivos. Dentro del conjunto de DEX que posee esta red, Uniswap es el DEX más antiguo y utilizado.Entonces, si quisiéramos operar con Uniswap, lo primero que debemos hacer es descargarnos una wallet gratuita que sea compatible con el protocolo. Por ejemplo, MetaMask o Trust Wallet. Es muy importante anotar y conservar de manera segura la llave privada (una serie de 12 palabras) que nos otorgará la wallet cuando iniciemos el proceso.Luego, debemos adquirir por un lado Ether (el token de Ethereum que se utilizará para pagar las comisiones que generen las operaciones) y el o los criptoactivos que queramos intercambiar o invertir a tasa, a fin de transferirlos a nuestra nueva wallet. La compra de criptoactivos puede realizarse a través de un exchange local o bien en una operación P2P.Por último, debemos ingresar al sitio de Uniswap y presionar en “conectar una cartera”, de manera tal que nuestra wallet quede habilitada para operar directamente con los contratos inteligentes del protocolo.Finalizado este proceso, estaremos en condiciones de realizar todas las operaciones que el DEX permita. En Uniswap los usuarios son cientos de miles y le dejan al protocolo casi 4 millones de dólares de ganancias por día.ConclusiónLa combinación de tecnologías de punta con una filosofía que reivindica la descentralización generó un verdadero sismo en los mercados. Podemos observar casos de empresas multinacionales que persiguen objetivos similares y resultaron tan disruptivas como exitosas. Hablamos de Uber en el universo de los taxis, Airbnb en los alquileres temporarios y vacacionales, Mercado Libre en el comercio y muchas más.Las finanzas atraviesan un proceso muy parecido. Ya no tiene sentido preguntarse si esto efectivamente sucederá, sino cuándo veremos un salto masivo hacia las DeFi y qué otras características irán adquiriendo.Realizar pruebas con poco capital para conocer de primera mano el funcionamiento del sistema y sus ventajas respecto de las plataformas tradicionales es el principal consejo que aquí les puedo dar. Por lo demás, seguiré monitoreando el desarrollo de esta industria como lo vengo haciendo con el Bitcoin desde 2013, cuando la principal criptomoneda cotizaba a menos de 100 dólares por unidad.Investiguen sin miedo. Nunca es tarde para sumarse. Aún queda mucho camino por recorrer.

Fuente: La Nación

 Like

En el largo plazo y en promedio, el precio de las acciones que componen los principales índices bursátiles de EEUU, al igual que el de los criptoactivos, aumenta. Es -como le gusta decir a mucha gente- un dato de la realidad.Una manera muy simple de corroborarlo consiste en observar la capitalización del mercado: con el paso del tiempo, no hizo otra cosa que subir y su performance resultó muy superior a la inflación que registró año a año la principal potencia mundial.Lo dicho no implica sostener que ganar dinero en la Bolsa sea sencillo. Es un camino pedregoso. Por eso, desde este espacio te propongo responder un cuestionario para que tus probabilidades de éxito aumenten notablemente. Las preguntas fueron extraídas del libro “El inversor inteligente”, de Benjamin Graham, y apuntan a afirmarnos como inversores pacientes y seguros. Aquí, dos objetivos que perseguimos con la columna de hoy:1) Calibrar la confianza: Se necesita entender en qué se está invirtiendo para ganar seguridad. Si la comprensión es pobre, aumenta la probabilidad tanto de cometer un error en la compra como de defender con buenos argumentos la inversión para realizar una ganancia de largo plazo.2) Anticiparse a un escenario negativo: Conocer el mercado y conocerse a uno mismo es clave. Muchas veces, la elección del activo financiero adquirido es buena, pero no nos preparamos emocionalmente para las pérdidas momentáneas y vendemos a malos precios. Debemos aprender a proyectar escenarios negativos antes de comprar una acción o una cripto y practicar el “sufrimiento anticipado”. De esta manera, no sufriremos más adelante y evitaremos las decisiones apuradas.Ahora sí. Llegó el momento de contestar. Te pido que lo hagas de la manera más sincera y honesta, bien a conciencia. Te lo agradecerá tu bolsillo.1) Preguntas para calibrar la confianza¿Qué experiencia tengo? ¿Cómo me fue en el pasado con las inversiones? Los años de experiencia en el mundo de las inversiones son como las horas de vuelo de los pilotos de avión: si los resultados acumulados son buenos, sentiremos una mayor confianza en nuestros propios conocimientos, incluso en los momentos de turbulencias. Si, por el contrario, tu experiencia es poca o nula, te recomiendo que, antes de invertir en renta variable, dediques al menos 3 horas semanales durante dos meses a entender el funcionamiento del mercado donde vas a incursionar y de los activos que pensás comprar. Aquello de “la suerte del principiante” es más un dicho que un hecho y la suerte de tus ahorros no puede depender del azar. Un inversor inteligente sabe que la máxima es otra: “a veces se gana y a veces se aprende”. Una mala performance puede convertirse en una buena experiencia si realizás un análisis correcto de los motivos que te llevaron a fallar. Podés capitalizar el yerro y ganar con inversiones presentes y futuras.¿Cómo les fue, en promedio, a quienes hicieron en el pasado las inversiones que estoy planeando? En la mayoría de las plataformas de inversiones y en las redes sociales abundan los consejos para empujarte a realizar trading de corto plazo y ganar así lo que gustan llamar dinero fácil y rápido, pero lo cierto es que las estadísticas no juegan a favor de esta estrategia: más del 95% de los traders cortoplacistas pierden dinero y la mayoría debe abandonar más temprano que tarde la batalla. Por el contrario, la inversión de largo plazo ha demostrado ser mucho más efectiva para quienes cultivan la paciencia y resisten con frialdad las tentaciones de corto plazo.2) Preguntas para ponderar correctamente el “sufrimiento anticipado”¿Cuánto puedo llegar a perder si me equivoco? En el apuro por subirse al último vagón del tren que esta por partir, los inversores no se toman el tiempo para proyectar las posibles consecuencias negativas de su aventura. Para aquellos que suelen dejarse dominar por la ansiedad existe el dicho “nunca inviertas en renta variable más de lo que estás dispuesto a perder”. En renta variable, las caídas de precios pueden superar por momentos el 50%, por lo que la persona que invierte debe prepararse psicológicamente para digerir el mal trago y reponerse. Para ello, será clave el análisis previo que haya realizado del activo en cuestión. Una locomotora puede presentar fallas en el camino y no por eso no llegar a destino. Si los argumentos para comprar acciones de una empresa son buenos, ninguna piedra en el camino debería hacernos descarrilar. Lamentablemente, mucha gente no lo comprende y vende a pérdida antes de tiempo, cuando en el largo plazo podría terminar ganando.¿Estoy arriesgando una cantidad exagerada de mi capital en una sola inversión? Este es uno de los puntos cruciales del aprendizaje y uno de los errores más frecuentes. Hablamos de sobreponderarse en un solo activo y darse cuenta demasiado tarde. Uno de los objetivos de la persona que invierte debe ser, en su búsqueda de ganancias a largo plazo, evitar el riesgo único, que no es otra cosa que volcar una porción demasiado grande de su capital en un solo activo que pueda tener un destino nefasto, como las acciones de una empresa que termine al borde de la quiebra por malos negocios o por el auge de competidores muy superiores en tecnología y producto. Si diversificás correctamente tus inversiones y comprás acciones distintas de sectores y países diferentes, estarás reduciendo el riesgo de perderlo todo o de sufrir bajas importantes en el valor de mercado de tus activos. Por supuesto, no se trata de elegir acciones sin analizarlas previamente, pero la misma decisión de diversificar ya mejorará tu perfil de riesgo. Para no equivocarse, lo mejor es establecer límites de inversión por activos en base a porcentajes del portafolio. En cada caso, el límite no debería superar el 10% del portafolio de inversión, ubicándose el ideal entre un 5 y un 7%.ConclusiónLas preguntas nos permiten aprender de las otras personas y conocernos a nosotros mismos. No hay que tenerles miedo a las respuestas sinceras, menos aún a aquellas que permitan cuestionar nuestros saberes, modos de proceder y cosmovisiones.Si queremos ser buenos inversores, debemos minimizar riesgos y considerar las experiencias propias y ajenas antes de poner nuestro capital en juego.Con cuestionarios como el que propongo en esta columna, podrás desechar las inversiones de corto plazo más riesgosas y quedarte con aquellas que probablemente te recompensen en el largo.¿Qué otras preguntas te harías? ¡Te leo en los comentarios!

Fuente: La Nación

 Like

La semana pasada analizamos los errores más frecuentes que cometen quienes empiezan a invertir en la Bolsa. También vimos cómo evitarlos. Ahora es momento de analizar lo que sucede en la inversión de moda: las criptomonedas.Si bien se trata de un tipo de inversión que encuentra algunos puntos de contacto con las apuestas tradicionales en acciones y otros activos de renta variable, lo cierto es que las diferencias son muchas y resulta indispensable conocerlas al detalle para no caer en trampas que se pueden evitar.¡Comencemos!1) No asustarse con las caídas violentasEn su corta pero intensa historia, el bitcoin ha sufrido más de una decena de caídas superiores al 40% en pocos días y en tres oportunidades se derrumbó más del 80% desde máximos.En el mercado bursátil tradicional, estos movimientos bruscos a la baja hablan de una aguda crisis financiera de una empresa, un sector o una economía que dejará heridos y, probablemente, quiebras; pero en el caso del bitcoin y de las principales altcoins (como todavía se denomina a las criptomonedas que no son bitcoin) es distinto: debido a que más del 80% de los bitcoin en circulación se encuentra en manos de inversores de largo plazo (holders) que no están dispuestos a vender sus tenencias ni siquiera en momentos de caídas estrepitosas, la presión bajista sobre este criptoactivo se concentra en especuladores de corto plazo, lo que limita el movimiento en el tiempo y permite una recuperación, a veces paulatina y otras, veloz.Tomemos como ejemplo la última gran caída que se produjo meses atrás: luego de haber tocado un máximo de 64.900 dólares el 13 de abril, el bitcoin bajó por un tobogán que lo llevó a 28.816 dólares el 21 de junio. En poco más de 3 meses, había derrapado un 56%. En ese momento, los vendedores de corto plazo se quedaron sin criptomonedas para seguir liquidando y, ante la escasez de oferta, el precio comenzó a escalar rápidamente hasta los 50.000 dólares de cotización al momento de escribir esta columna. El rebote desde el mínimo de junio fue superior al 73%.¿Quiénes perdieron? Las personas que se dejaron llevar por el miedo y pensaron no solo que la baja continuaría, sino que podría ser el final del bitcoin.Al menos por ahora, la volatilidad a veces extrema forma parte del día a día del criptomercado. Por lo tanto, la persona que invierte debe prepararse mentalmente para que las emociones no la traicionen. Concebirnos como inversores de largo plazo en activos bien estudiados y diferentes entre sí nos permite sortear esos obstáculos y elegir un camino más seguro en todos los sentidos.2) No tercerizar la custodia gratisOtra diferencia importante de los criptoactivos con las inversiones bursátiles tradicionales consiste en la autocustodia: podemos enviar nuestras tenencias a una wallet o monedero físico propio para eliminar riesgos innecesarios.Cuando decidimos depositar nuestras tenencias (bitcoin, ether, ada o cualquier otra criptomoneda) en un exchange, debemos saber que estamos tercerizando la custodia de activos no regulados, por lo que somos vulnerables frente a la posibilidad de que surjan controles agresivos de las autoridades que nos impidan retirar el capital o de que el custodio sufra un hackeo. Por eso, si de todas maneras optamos por la comodidad de dejar nuestras tenencias en un tercero, entonces busquemos uno que nos permita invertir nuestras criptomonedas y cobrar un interés por el riesgo asumido. Caso contrario, mejor transferirlos a una wallet propia y dormir tranquilos.3) No operar de másAsí como muchos se asustan ante los derrumbes del bitcoin y las altcoins, también están los que se sienten atraídos por sus subas vertiginosas, que amagan con llegar hasta el cielo. Este tipo de inversores suele mirar los gráficos e imaginar cuánto dinero habrían ganado si hubiesen comprado un activo en sus precios mínimos y vendido en máximos, para volver a comprar en mínimos y, una vez más, hacer la diferencia. Se trata de una fantasía. Algo que parece sencillo con el diario del lunes, pero no lo es.En la práctica, nadie nos avisa cuando se termina una suba o cuando llega el rebote después de una caída más o menos fuerte, por lo que difícilmente encontremos un activo que sea fácil de tradear.Propongo el siguiente razonamiento: si el bitcoin subió 300% el año pasado y acumula un alza superior al 70% este año, la ganancia de los holders (tenedores de largo plazo) resulta a todas luces notable, mientras que los cortoplacistas debieron acertar en varias oportunidades para obtener una ganancia aún mayor.Realizar operaciones de compraventa (trading) resulta siempre más arriesgado. Como expuse en la columna “Por qué no recomiendo hacer trading de acciones y criptomonedas”, las estadísticas juegan en contra de los traders, según la regla 90-90-90: el 90% de los traders pierde el 90% de su patrimonio en un lapso no superior a los 90 días de operaciones.ConclusiónEl criptomercado continúa en plena expansión. Ya superó los 2.2 trillones de dólares de capitalización y su presencia es cada vez mayor en los medios y en el ámbito de las finanzas en general.Gracias a las tasas de rentabilidad que se manejan, parece muy probable que la cantidad de inversores e inversoras que se acercan al ecosistema cripto siga en aumento, como así también el número de principiantes y sus mochilas llenas de errores por cometer, pero también por evitar, si se animan a seguir aprendiendo. Este espacio es justamente para eso.Espero que me sigan contando sus experiencias en los comentarios.¡Hasta la semana próxima!

Fuente: La Nación

 Like

En las últimas semanas, mucho se habló en los medios sobre la alta probabilidad de que los Estados impongan regulaciones agresivas sobre el bitcoin y el resto de los criptoactivos. Como es de esperar, las especulaciones generan preocupación entre los inversores, tanto en quienes reivindican el ecosistema cripto y apuestan al largo plazo sabiendo que detrás de varias monedas hay desarrollos muy interesantes como en quienes sueñan con ganancias más rápidas en base a distintos fundamentos.En la columna de hoy, daré mi opinión sobre este asunto y buscaré responder las siguientes preguntas, que alimentaron los títulos mediáticos contra las criptomonedas: ¿Qué pasó en China con los mineros? ¿Existe una presión regulatoria sobre Binance, el exchange de criptoactivos más grande del mundo?China en guerra con los mineros criptoLa red de bitcoin utiliza un sistema de minería conocido como Proof of Work (PoW), donde los mineros -como se denomina a las personas y las empresas que utilizan computadoras y placas de video especiales para validar las transferencias que se realizan en la red y así ganarse el derecho a recibir los bitcoins que se emiten diariamente- utilizan energía de manera intensiva para llevar adelante su actividad.Las estimaciones indican que más del 60% de la minería se concentró en China y que el último rally del bitcoin no hizo más que atraer a nuevos mineros deseosos de atrapar una parte de la enorme rentabilidad que la actividad generaba.Este escenario idílico cambió a partir de las advertencias y el pase a la acción del gobierno del gigante asiático, que, mediante inspecciones y sanciones, forzó el cierre de casi la totalidad de los mineros chinos a mitad de año. Muchos de ellos se retiraron del mercado y otros mudaron sus granjas cripto a EEUU, países de Asia Central y Europa del Este.¿Cuáles fueron los motivos por los que China tomó una decisión tan radical? Si bien oficialmente se habló de una lucha contra el consumo excesivo de energía en distintas regiones del país, la inminente emisión del yuan digital podría explicar mejor la situación, así como la desconfianza de un gobierno central a un sistema que promueve la libertad financiera de las personas, quienes, en el mundo cripto, pueden custodiar, transferir y gastar sus activos sin la intromisión estatal.Lo cierto es que la consecuencia inmediata de los cierres fue una caída del hashrate (el poder computacional para minar y procesar transacciones en una blockchain) y la seguridad de la red de bitcoin en su conjunto, lo que derivó en un derrumbe de la cotización desde máximos, aunque desde mediados de mayo mantiene cierta estabilidad, con una leve tendencia a la baja.Pasado el efecto inmediato, las medidas restrictivas en China impulsaron una irrupción de mineros en otras partes del mundo y una mayor descentralización del ecosistema, un fenómeno en principio muy beneficioso.¿Binance está en problemas?Binance, el exchange de criptoactivos más grande del mundo en términos de volumen operado, tiene sedes en distintas partes del mundo. Nació en Shangai y se fue por las regulaciones, pero China no es la única potencia que decidió restringir su actividad. También Japón, Inglaterra e Italia, entre otras naciones, rechazaron sus actividades.Binance no es legal en algunos países y no tiene oficinas en ellos. Sin embargo, un ciudadano inglés o italiano, por ejemplo, puede comprar criptomonedas P2P (persona a persona) y fondear su cuenta en Binance sin problemas sin que nadie se lo prohíba. Lo mismo vale para un argentino.Los usuarios también pueden comprar sus criptomonedas en un exchange local y luego enviarlas desde allí (o desde su propia wallet) a Binance sin impedimentos. Claro que desde algunos países se puede fondear la cuenta internacional mediante transferencia directa de dinero local, lo cual resulta mucho más práctico.De lo dicho se desprende que a Binance lo pueden controlar de manera más o menos agresiva en un determinado país siempre y cuando incluya entre sus servicios la compraventa de activos financieros regulados, como es el caso de bonos y acciones, pero no necesariamente de las criptomonedas.Si en un país se regulara la operatoria de criptoactivos, entonces Binance debería seguir las normas locales para que las cuentas de sus usuarios sean fondeadas vía transferencia de dinero, aunque no para las transacciones P2P, siempre libres de toda regulación.Por ejemplo, en algunos estados norteamericanos como Nueva York, donde existe cierta regulación, Binance creó Binance EEUU y obedece las leyes locales. Los habitantes de la primera potencia mundial no pueden abrir sus cuentas en Binance Internacional, sino que deben hacerlo en Binance EEUU siguiendo el estricto procedimiento Know Your Costumer (conoce a tu cliente), que busca evitar maniobras de lavado de dinero y narcotráfico.Uno de los errores que pudo haber cometido Binance en su estrategia por sortear las barreras regulatorias fue ofrecer la operatoria securitizada de acciones (tokens de papeles como Tesla, Coinbase y Microsoft, entre otras empresas tecnológicas). Se trata de activos regulados que el exchange permite operar de manera indirecta, pero pronto dejará de hacerlo: así lo anunció Binance bajo el argumento de “focalizarse en la oferta de otros productos”. Además, el volumen operado en estos tokens se limita a tan solo un millón de dólares diarios y un beneficio pobre no justifica el riesgo de someterse a posibles sanciones de reguladores.Lo concreto es que es que, al menos en mi opinión, el problema regulatorio continuará para Binance, que ya se convirtió en serio competidor del sistema financiero tradicional con un volumen operado en su plataforma superior a los 600.000 millones de dólares mensuales. Por otra parte, la creación de la Binance Smart Chain, una blockchain descentralizada que facilita la operatoria de colocaciones DeFi, agrega más leña al fuego.ConclusiónRepetimos la pregunta inicial: ¿Se viene un regulación agresiva para el bitcoin y el resto de los criptoactivos? Si hubiera que jugarse, la respuesta sería “no”, al menos por el momento.EEUU, el líder de los servicios financieros a nivel global, muestra una política bastante amigable. Incluso, mineras muy importantes como Riot Blockchain Inc. (RIOT) cotizan libremente en el Nasdaq, el mercado bursátil que concentra a las principales empresas tecnológicas. Además, Gary Gensler, chairman de la SEC (Security and Exchange Commission, el ente regulador financiero estadounidense) es conocido por sus acercamientos al mundo del bitcoin. (Les dejo un link donde se pueden ver las clases que dictó en el MIT sobre bitcoin y criptomonedas en 2018.)De todas maneras, más allá de los pros que podemos encontrar, no será un camino sencillo. Todo inversor debe saber que hay mucho dinero e intereses en juego, y que los grupos financieros concentrados seguirán presionando a los Estados para establecer regulaciones más agresivas en los próximos años.La clave pasa, como siempre, por aprender a detectar las fake news, investigar mejor y generar una opinión crítica sobre cada tema, para luego tomar decisiones de inversión en función de nuestros propios intereses y no de intereses ajenos.Desde este espacio seguiremos contribuyendo con información y argumentos.¡Hasta la semana próxima!

Fuente: La Nación

 Like

Combinar las palabras “finanzas” y “cálculo” en un título no es lo más aconsejable: uno corre el riesgo de que muy poca gente se anime a leer la nota. Ocurre que la comodidad a la que estamos habituados genera un obstáculo que la mayoría prefiere no saltar.Si una persona piensa que entender de finanzas es complicado, cuando se le habla de calcular, corre espantada a refugiarse en el celular. Siempre es más fácil mirar durante horas publicaciones en las redes que ponerse a pensar.No obstante, vos llegaste hasta acá. Eso demuestra que tu interés por aprender puede más que la inercia del sistema que te lleva a una feliz y despreocupada ignorancia financiera.Le asignás un valor al conocimiento, especialmente cuando se vincula con tu capital y tu tiempo.En la columna de hoy, te voy a explicar de la manera más sencilla posible 2 cálculos para que organices tus finanzas personales. Lo mejor de todo es que los vas a poder aplicar apenas finalices la lectura.Como acostumbro hacer en este espacio, me voy a apoyar en los 4 pilares que componen esta disciplina: Ingreso, Gasto, Ahorro e Inversión. En la columna de la semana pasada, nos concentramos en los conceptos de gasto e inversión y aprendimos a distinguir los activos que se aprecian con el tiempo de aquellos que se deprecian. Se trata de la puerta de entrada a los buenos negocios.Hoy nos concentraremos en las ideas de ingreso y, nuevamente, gasto. ¿Querés leer también sobre ahorro? Te invito a repasar esta nota de fines de 2020 sobre el tema.¡Comencemos con el plato del día!Desmenuzando los ingresosEs ingreso todo dinero que entra a tus bolsillos con cierta frecuencia, aunque esté poco tiempo en tu órbita porque deba salir de inmediato para pagar bienes, servicios o deudas.Pero que todo dinero que entra sea ingreso no significa que exista una sola categoría de dinero, sino que lo podemos clasificar en 6 categorías distintas, tal como te cuento en la fábula del esquimal millonario.Para simplificar este asunto, vamos dividir el Ingreso Total (IT) en dos categorías: Ingreso Activo (IA) e Ingreso Pasivo (IP), donde IT = IA + IP (tus ingresos totales son iguales a tus ingresos activos más tus ingresos pasivos).¿A que llamamos Ingreso Activo? A todo ingreso que requiera tu presencia en el lugar de trabajo o de manera remota. La regla es simple: si no trabajás, el ingreso no se produce.El Ingreso Pasivo, por el contrario, se genera luego de una inversión de tiempo o dinero que se realiza por adelantado. Puede tratarse de inversiones financieras, estructuras automatizadas de servicios que se venden por Internet, bienes que se alquilan, etc. Tu presencia en el momento no es necesaria para generar ingresos. En esta nota, te cuento más sobre ingresos pasivos.Hecha esta distinción, un paso importante consiste en conocer la ponderación de cada tipo de ingreso en el Ingreso Total. Para ello debemos dividir IA por IT (la cuenta sería IA/IT) y luego dividir IP/IT. De esta forma, sabremos con exactitud qué porcentaje del IT corresponde a cada ítem.Vamos con un ejemplo:IT = 95.000 pesos —- IA = 82.000 pesos —- IP = 13.000 pesos82.000 (IA) / 95.000 (IT) = 0,86 y 13.000 (IP) / 95.000 (IA) = 0,14En este caso, el 86% del ingreso total corresponde a ingresos activos y solo el 14% a ingresos pasivos, lo que significa que la mayoría de los ingresos los generamos sí y solo sí trabajamos en el momento y no con trabajo pasado que seguimos explotando.Ante este dato, como meta tangible, mensurable y alcanzable podríamos proponernos para los próximos meses hacer que los IA bajen al 80% y los IP suban al 20% de la ponderación de IT para contar con más tiempo libre, lo que a su vez nos permitirá pensar y diseñar otras formas de generar IP.Organizando tus gastosEs gasto todo lo que sale de tus bolsillos para la compra de bienes o servicios que se consumen en el momento o con el tiempo, mientras que es inversión aquel gasto que genera un ahorro presente o futuro.La idea en este punto es que puedas dividir Gastos Totales (GT) en Gastos Fijos (GF) y Gastos Variables (GV) para saber con exactitud en qué se te va el dinero todos los meses y puedas ajustar las tuercas para reducir los GT, de modo de generar excedentes (ahorros) que faciliten la inversión.Básicamente, GF son todos los gastos mensuales que inevitablemente debés afrontar. Hablamos de la comida, los gastos en vivienda, el celular, el transporte, etc.Por otro lado, GV son los gastos mensuales optativos, como esparcimiento, ropa, los denominados gastos hormiga, etc.Vamos con otro ejemplo:GT = 69.000 pesos —- GF = 39.000 pesos —- GV = 30.000 pesos39.000 (GF) / 69.000 (GT) = 0,56 y 30.000 (GV) / 69.000 (GT) = 0,46.El resultado nos indica que los GF representan el 56% de los GT, mientras que los GV tienen un 46% de ponderación en los GT. El objetivo entonces pasaría por bajar 10% los GV y 5% los GF (cuya reducción, por lo general, suele resultar más difícil) para alcanzar o mejorar la meta de ahorro.ConclusiónLos cálculos que te propongo son realmente muy sencillos y su aplicación cotidiana tendrá seguramente efectos muy positivos en tus finanzas personales. Ignorarlos implica abrazar la anarquía financiera, donde manda la intuición y te vestís de bombero de tus propias finanzas: vivís apagando incendios.Con temas unas veces más complejos y otras más sencillos, seguiremos proponiendo desde este espacio conceptos, ideas y estrategias para que construyas una economía doméstica cada vez más eficaz, al servicio de tu bienestar y tu tiempo.Ahora quiero que me cuentes: ¿Qué resultados arrojan tus cálculos financieros? ¿Solo IA? ¿Algo de IP? ¿Y por el lado de los gastos? ¡Te leo!

Fuente: La Nación

 Like

En este espacio solemos abordar temas relevantes a las finanzas personales apelando siempre los Cuatro Pilares del Dinero: Ingreso, Ahorro, Gasto e Inversión.Hoy vamos a concentrarnos en los dos últimos, las erogaciones y las inversiones, con el objetivo de llegar a un simple consejo que haga crecer tu patrimonio.El primer paso consiste en realizar una distinción que toda persona debería conocer desde la educación temprana, aunque sabemos que eso no ocurre: hay activos que se aprecian con el tiempo y otros que se deprecian.¿Cómo nos damos cuenta si un activo se aprecia o deprecia con el tiempo en una economía inflacionaria como la nuestra? Básicamente, midiendo su precio en moneda dura: el valor de un activo se deprecia cuando, tiempo después de adquirido, solo lo podemos vender o canjear por menos dólares o euros de los que destinamos para comprarlo, y viceversa.Así las cosas, cuando compramos activos que se aprecian con el tiempo, estamos invirtiendo nuestro dinero; mientras que, cuando adquirimos activos que se deprecian, lo estamos gastando.Sigamos con algunos ejemplos.Activos que se deprecian con el tiempoSi parte de tu dinero tiene como destino alguno de los activos que figuran más abajo, estás agregando a tu patrimonio componentes que mermarán su valor total con el correr del tiempo. Esto no tiene nada de bueno ni de malo. Tampoco estamos sugiriendo aquí que dichos activos no debieran ser adquiridos. Lo que sí es importante remarcar es que se debe buscar un equilibrio entre unos y otros (activos que se deprecian y que se aprecian con el tiempo) para crear una base patrimonial sólida.El problema no solo pasa por lo que tenés hoy como parte de tu patrimonio, sino que también conviene que revises por dónde pasa tu motivación. Si, por lo general, te satisface adquirir aquellos activos que se deprecian con el tiempo, el pronóstico no es muy alentador, por lo que habrá que trabajar sobre tus deseos consumistas.Vamos con los ejemplos:Autos y motos: Son los casos clásicos. Por más que muchas personas crean erróneamente que un auto es una inversión porque sube de precio en Argentina incluso después de usado, lo cierto es que ese aumento se da en pesos, pero no en dólares. De hecho, en los últimos años la caída en moneda dura de las motos y los autos usados fue muy importante no solo por su desgaste natural, sino también porque el poder adquisitivo de los consumidores cayó tanto que obligó al mercado a bajar los precios para poder realizar ventas. Invito a realizar el siguiente cálculo a quien tenga dudas: cuánto pagó por su auto o moto en dólares de ese momento y cuál es ahora el precio real de reventa (no el deseado). Haciendo este ejercicio, podrá percibir la caída medida en valor real y no nominal. Por supuesto, hay excepciones a la regla: los vehículos adquiridos para trabajar, que, si bien se deprecian en dólares, son una herramienta para generar ingresos por otra vía.Ropa y calzado: Mucha gente destina gran parte de su presupuesto a prendas que jamás utilizará pensando que luego se encarecerán. Lo cierto es que, una vez adquiridas, igualmente se deprecian. Y si se usan un poco, la caída del valor será mucho mayor. Prueben vender una prenda apenas usada en la feria americana del barrio y verán, siempre comparando en dólares los precios de compra y de venta, cuánto se desvalorizó.Celulares, notebooks y consolas de videojuegos: En los dispositivos tecnológicos se puede observar con claridad la caída del valor al poco tiempo de haberlos adquirido. En muchas ocasiones, esa baja es violenta y se debe a un efecto adverso triple: a las dos razones mencionadas en ropa y calzado (desgaste del producto y caída del poder adquisitivo de los consumidores), se les suman las innovaciones tecnológicas que derivan en artículos cada vez mejores y a precios más económicos. Nuestra tecnología puede pasar a ser obsoleta de la noche a la mañana.Plazos fijos: La inclusión de este ítem probablemente te sorprenda. Sin embargo, para muestra basta un botón: en la actualidad, los plazos fijos están rindiendo, con suerte, 37% anual en pesos, mientras que la inflación se encuentra muy por encima del 40%. El resultado es evidente: los plazos fijos implican una lenta agonía de nuestro capital. Le prestamos dinero al banco para que nos devuelva un monto que sirve para comprar cada vez menos cosas.Activos que se aprecian con el tiempoSi parte de tu dinero tiene como destino alguno de los activos que figuran más abajo, lo que estás haciendo es agregar a tu patrimonio componentes que aumentarán su valor total con el correr del tiempo. Su adquisición hará que tu riqueza real aumente en el largo plazo, quizá no a velocidades muy altas, pero sí en forma sólida y gradual.Es la hora de repasarlos:Acciones bursátiles: Por supuesto, no todas las acciones pueden ser consideradas activos que se aprecien en el tiempo. Los papeles argentinos generalmente están atados a la suerte del peso y las constantes crisis económicas y devaluaciones suele afectarlos, mientras que el índice Standard & Poor’s 500 de la Bolsa neoyorquina suele apreciarse con el tiempo en moneda dura. De hecho, en los últimos 10 años promedió una suba del 13,6% anual en dólares. Este promedio no implica que todos los años se revalorice en dólares ni que en el medio no haya sufrido caídas relevantes, pero esos movimientos no impactan demasiado en un inversor de largo plazo. Este activo se puede adquirir abriendo una cuenta en un broker online de EEUU (mínimo 3.000 dólares) y comprando desde allí el ETF cuya sigla es SPY, que replica al principal índice bursátil de Wall Street, que a la vez reúne a las 500 empresas más grandes que cotizan en las Bolsas NYSE y Nasdaq. Con la compra de un índice, el inversor evita quedar pegado al riesgo de una empresa puntual.Criptoactivos: Las noticias sobre el bitcoin y el resto de los criptoactivos producen muchas veces confusión entre los lectores. Su volatilidad (la violencia con que suben y bajan los precios) lleva a mucha gente a pensar que solo hay especulación y no existe valor detrás de ellos. Sin embargo, la capacidad del bitcoin y otras criptomonedas de sostenerse en el tiempo habla de un trasfondo tan innovador como interesante. También, de precios de muchos activos que en el largo plazo muestran subas extraordinarias. En el caso del bitcoin, el rendimiento promedio anual en la última década fue de 230%. Si, hablamos de rendimiento anual, no total. Semejante cifra lo convierte en el activo de mejor performance del mundo en los últimos 10 años. Más allá de que una cosa es lo que ya sucedió y otra es lo que sucederá, cuando hablamos del bitcoin vemos un criptoactivo que se aprecia en el tiempo y que, incorporado a nuestra cartera en proporciones prudentes, puede hacer crecer nuestro patrimonio de manera significativa.Bonos y acciones preferidas en dólares: Los bonos y acciones preferidas en dólares representan una excelente alternativa para aquellos/as inversores/as conservadores/as, dado su rendimiento más su apreciación en pesos (por estar denominados y pagar intereses en moneda dura). En esta columna escrita hace un poco más de un año te dejo algunos tips para tener en cuenta.Inmuebles, terrenos, cocheras: Las propiedades por suerte sabemos que se aprecian con el tiempo medidas en dólares, caso contrario el incentivo para comprarlas sería prácticamente nulo teniendo en cuenta la baja rentabilidad actual de los alquileres a nivel local. Si bien hay que tener en cuenta aquí los gastos derivados de las propiedades (manutención, impuestos, arreglos, etc…) en el tiempo la ecuación sigue siendo favorable gracias al aumento de la población y los limitación de espacios.ConclusiónSi nunca nadie te lo había dicho antes, ahora lo sabés y no tenés más excusas: hay activos que pueden aumentar el valor de tu patrimonio y otros que, indefectiblemente, lo reducirán con el paso de los años, por lo que está en tus manos cambiar o mejorar tu historial para que tu salud financiera solo tenga un presente y un futuro cada vez mejores.Hay activos que deben aumentar su participación en tu patrimonio y otros que deberás disminuir, siempre y cuando desees ver crecer tu riqueza (sí, no hace falta ser millonario para hablar de riqueza).¿Tenés que ser economista o experto/a en finanzas para lograrlo? No. Basta con encauzar la proa hacia la dirección correcta y tener presente esta lista cada vez que estemos analizando un gasto o una inversión.Una advertencia final: difícilmente veas los resultados en poco tiempo, pero el cambio de patrones de gasto o consumo en función de lo visto aquí indudablemente será muy positivo para tus finanzas personales y patrimoniales en el mediano y largo plazo. Antes de que quieras darte cuenta, la realidad te sorprenderá positivamente.¿Cómo está distribuido tu patrimonio hoy? ¿La mayoría de tus activos se aprecia o se deprecia con el tiempo? ¡Te leo en los comentarios!

Fuente: La Nación

 Like

“El precio es lo que pagas, el valor es lo que recibes”, dice el inagotable Warren Buffett, uno de los multimillonarios que más frases dejará, además de mucho dinero.Aprender a determinar el valor de las cosas es quizás el paso más importante que se puede dar en lo que refiere a la relación con el dinero. Si queremos ser exitosos en este rubro, debemos dar ese paso con conocimiento y convicción.El principal problema que enfrentamos como ciudadanos de un mundo global, especialmente en términos financieros, es que poco y nada se enseña al respecto en el ámbito educativo, por lo que los errores en este punto no son la excepción sino la regla.El resultado está a la vista: la mayoría de las personas que toma una decisión de inversión termina sufriendo pérdidas importantes en poco tiempo. Incluso aquellos que se suben a una ola a tiempo y comienzan con el pie derecho. A ellos le cabe otro proverbio de los mercados que asegura que en el corto plazo la suerte prima sobre la habilidad, pero en el mediano y largo es la habilidad lo que cuenta. La suerte no dura para siempre.Las pérdidas pueden ser de dinero o de oportunidades, que para el caso de esta columna de finanzas personales es lo mismo. Por eso, hoy veremos 3 casos en donde el valor no es lo que parece. De hecho, una misma cosa puede tener al menos dos valores distintos y, a veces, estos pueden ser diametralmente opuestos.¿Alquimia, universos paralelos, misterios indescifrables? Nada de eso. Solo basta con cambiar el lugar del observador.Veamos.1) 100 mil dólares para invertirAunque nadie puede considerarse millonario con 100 mil dólares, lo cierto es que es mucho dinero, sobre todo en un país tan devaluado como el nuestro. Sin embargo, su valor no es el mismo para una persona con cultura financiera que para otra que no la tiene.En el primer caso, un portafolio diversificado que comprenda acciones, bonos, acciones preferidas y criptoactivos colocados en protocolos DeFi luce como una excelente opción. Gracias a la cultura financiera adquirida, una estrategia de buy and hold (comprar y esperar) de largo plazo (3 a 5 años) puede generar un rendimiento igual o superior al 11% anual en dólares, por lo que esos 100 mil dólares originales pueden aportar poco más de 900 dólares mensuales al bolsillo, lo que equivale a 140 mil pesos mensuales al tipo de cambio paralelo.En el segundo caso, la falta de cultura financiera abre las puertas a dos escenarios, uno muy negativo y otro menos pernicioso, pero para nada favorable. La peor decisión consistiría en de invertir ese dinero en función de las recomendaciones que un tercero nos haga o en base a intuiciones propias.La más inteligente radicaría en colocar el dinero en el “colchón bank”, a fin de no realizar inversiones desde el desconocimiento, aunque la decisión misma de dormir el capital implica una apuesta que a la larga tendrá resultados negativos, puesto que el dólar se está depreciando en todo el mundo contra bienes, servicios y/o activos financieros más o menos populares.La enseñanza es clara: los mismos 100 mil dólares en manos de una persona con cultura financiera tienen un valor mucho más alto que en manos de otra considerada analfabeta en términos financieros, puesto que, mientras en el primer caso otorgarán un rendimiento por demás atractivo, en el segundo será toda una proeza mantener la suma inicial sin pérdidas nominales, aunque sí reales.2) Suba o baja bursátilImaginemos esta situación: un inversor sin cultura financiera y otro con cultura financiera quieren hacer una operación intradiaria de acciones (comprar y vender en el día buscando una diferencia positiva) hacia la mitad de la rueda de operaciones. El lema de ambos es “surfear la ola”. Si la tendencia es alcista, compran. Si es bajista, no compran.El inversor sin cultura financiera se conecta con su agente de Bolsa y ve que, promediando la jornada, el Merval está 0,50% arriba, por lo que decide comprar acciones de Banco Macro para aprovechar el envión. Sin embargo, sus expectativas no se cumplen y sus acciones comienzan a bajar desde ese momento hasta el cierre de la jornada, por lo que nuestro trader sin conocimientos pierde dinero.El inversor con cultura financiera se conecta también con el agente de Bolsa, evalúa la situación y decide no comprar. ¿Por qué toma esa decisión si habíamos dicho que la performance hasta la mitad de la rueda era alcista? Porque su cultura financiera lo lleva a comprender que la variación diaria porcentual corresponde a la variación del índice Merval (y con ello, al promedio de las acciones que lo componen) desde el cierre del día anterior hasta el momento en que se mira el gráfico, pero nada le dice de la verdadera tendencia intradiaria (desde la apertura del mercado ese día hasta la mitad de la jornada, en este caso).De hecho, en nuestro caso hipotético el inversor con cultura financiera comprobó que el Merval abrió la jornada 1,50% arriba con respecto al cierre del día anterior, pero esa apertura coincidió con el nivel máximo alcanzado en el día y, a partir de allí, todo fue cuesta abajo. En consecuencia, la tendencia diaria era alcista, pero la intradiaria era bajista. Comprar en ese momento implicaba nadar contra la corriente del día.Enseñanza: un mismo número (el del índice Merval, que marcaba una suba del 0,50% en un momento dado) encierra dos conclusiones distintas. Una vez más, el conocimiento agrega valor a la situación.3) 1.000 dólares hoy o 1.000 dólares dentro de 6 mesesSe presenta la opción de cobrar 1.000 dólares ahora o hacerlo dentro de medio año. El pagador es 100% confiable. Por lo tanto, no hay riesgo de que no pague si se elige la segunda opción.Tenemos a nuestros dos amigos de siempre, el que carece de cultura financiera y el que la adquirió y sabe aprovecharla. Ninguno necesita el dinero con urgencia, por lo que pueden esperar 6 meses sin problemas. Sin embargo, cuando se les pregunta a ambos si no tienen problema en aguardar ese plazo para cobrar, el primero acepta, pero el segundo no.¿Por qué ocurre esto? La persona sin cultura financiera piensa que, como se trata de dólares, no corre riesgo de devaluación frente al peso. En cambio, la persona con cultura financiera comprende la realidad de otra manera y se maneja según los principios del valor temporal del dinero. Sabe que 1.000 dólares hoy tienen el mismo valor nominal que 1.000 dólares en 6 meses: continúan siendo 1.000 dólares. Ni más ni menos. No obstante, el valor real es distinto.Nuestro amigo maneja el concepto de “costo de oportunidad del capital”, que refiere a la tasa de interés que podemos obtener si invertimos los 1.000 dólares en cuestión durante medio año.Como mencionamos al principio de esta columna, con ciertos conocimientos sobre instrumentos financieros una persona puede invertir 1.000 dólares a una tasa del 11% anual, lo que le generaría un ingreso de 55 dólares al final del período de medio año. Hablamos de 8.250 pesos al tipo de cambio paralelo actual. Ese monto es la diferencia que podemos calcular entre el valor real de 1.000 dólares hoy y 1.000 dólares dentro de 6 meses. Si acepto demorar el cobro, habré perdido la oportunidad de contar con ingresos extra por 8.250 pesos.Por otra parte, si bien el dólar puede no bajar más comparado con el peso, sí puede hacerlo tranquilamente frente los productos de consumo masivo, que vienen aumentando a un ritmo alto y sostenido desde que la economía comenzó a reactivarse.Enseñanza: El dinero no vale lo mismo en distintos horizontes temporales, puesto que la tasa de costo de oportunidad genera diferencias sobre su valor real.ConclusiónDonde nosotros vemos nieve blanca, un esquimal ve decenas de tonalidades de blanco que le permiten identificar distintos tipos de nieve y detectar cuándo un piso es sólido y cuándo no.En finanzas ocurre algo similar que explica por qué debemos formarnos e informarnos: un valor percibido por el público en general puede resultar diferente para una persona con cultura financiera, que necesitará montos más bajos de dinero para generar ingresos reales más altos.De lo visto se desprende una conclusión interesante: la persona que apunte a retirarse antes de su actividad formal y vivir de rentas, no tiene necesidad de ahorrar una montaña de dinero para hacerlo. Simplemente, puede concentrar esfuerzos en mejorar su cultura financiera. Esto le permitirá lograr mayores rendimientos con un capital más acotado.Te invito a pensar en toda la gente que conocen que se deslomó o se desloma trabajando en su rubro y no se hace un tiempo para aprender sobre finanzas y mejorar su capacidad inversora. En lo esencial, se trata de casos donde no se le otorgó el valor suficiente al dinero que con tanto sudor se obtuvo a lo largo de años o décadas.El valor del dinero depende de cada uno. Ahora que sabés un poco más sobre este tema, no dejes de aprender. Espero tus comentarios. ¡Nos estamos leyendo!

Fuente: La Nación

 Like