fbpx

Fernando Vergara

Profile page

About Fernando Vergara

  • Email:
  • Nice Name: fernando-vergara
  • Website:
  • Registered On :2021-05-15 04:25:32
  • Logged in as: Fernando Vergara

Fernando Vergara Messages

San Lorenzo ganó de la manera con la que hoy vive: con angustia. En el Nuevo Gasómetro, venció a Defensa y Justicia por 2-1 con goles de Nicolás Fernandez Mercau y Siro Rosané. Paolo Montero echó mano de la vitalidad de los más jóvenes y la elección le dio un buen resultado. Francisco Pizzini descontó para los visitantes y por momentos revoloteó el calvario que a Boedo lo persigue a sol y sombra. Celebraron con sufrimiento los azulgranas, pero con una victoria al fin.Montero se apoyó en varios de los más chicos para festejar este trabajoso éxito. Se trata de jugadores que con el transcurrir de los compromisos ganaron confianza y también ajustaron algunos detalles, como la intensidad. Un punto que no pasó desapercibido en la tarde primaveral del Bajo Flores: 12 de los 23 futbolistas convocados por el DT uruguayo salieron de la cantera azulgrana. Productos genuinos.San Lorenzo se recuperó tras la derrota ante Central y derrotó a Defensa y Justicia por 2 a 1 (Alfredo Luna/)El Ciclón venía de caer contra Central (1-0) -lo que había resultado su quinta derrota en ocho partidos- y el crédito de Montero se redujo considerablemente, ya con poco margen para ceder más puntos cuando se acerca el regreso de los simpatizantes a las canchas. El entrenador, sin embargo, se mantiene confiado para revertir el presente de Boedo.Dentro de esto, Montero realizó dos cambios obligados en la formación por la suspensión del colombiano Yeison Gordillo y la lesión de Ezequiel Cerutti (desgarro). Ingresarán Rosané y Alexis Sabella, ambos en la mitad de la cancha. Dos futbolistas formados en las inferiores y que mostraron buenos desempeños cada vez que saltaron a la cancha.Con una línea de cinco defensores, el Ciclón se mostró ordenado en el arranque del partido, aunque con un juego tedioso desde la mitad de la cancha hacia adelante. Pero el conjunto de Montero se agarró de una pelota parada para abrir el partido y celebrar. Y entre los Fernández quedó el asunto. Primero, con un tiro libre de Nicolás Fernández que dio en la barrera. El propio “Uvita” volvió a intentar en el rebote, que nuevamente pegó en la defensa visitante. Tras eso, quien la enganchó de zurda, con un disparo formidable, fue el juvenil Nicolás Fernández Mercau (21 años), que marcó su primer gol en la primera división. Un premio para uno de los mejores exponentes azulgranas en las últimas fechas.Lo mejor del triunfo de San Lorenzo ante Defensa y JusticiaLos locales, con sus limitaciones a cuestas, intentaron manejar el balón a ras de suelo. Siempre mantuvieron el control del juego. No lucen, es cierto, pero constantemente se mostraron voluntariosos e implicados. Del otro lado, los dirigidos por Sebastián Beccacece no oponían nada más atractivo ni atrevido. En los primeros 45 minutos, a Defensa y Justicia le costó mucho vulnerar la última línea azulgrana. Apenas contaron con un cabezazo que alcanzó a contener Sebastián Torrico.San Lorenzo supo cómo aprovechar cada uno de los momentos favorables. Dos ocasiones a favor, dos tantos. Sustentado por el empeño de sus chicos, el Ciclón volvió a gritar en el epílogo de la primera parte. En el medio de la quietud de Defensa, Sabella mandó un centro desde la derecha que Rosané conectó de cabeza hacia el gol -hubo un desvío de la pelota-. El cordobés, de 21 años, es otro de los juveniles que celebró por primera vez con los colores azulgranas. En este combo de los chicos vale hacer hincapié en Sabella, de 20 años. Un jugador que ya mostró su capacidad como organizador, pero también velocidad y llegada al gol.Sin embargo, todo se modificó en el segundo tiempo. A los 12 minutos el Ciclón volvió a sufrir con un error que se transformo en una constante a lo largo de los últimos encuentros. Una pérdida en la mitad de la cancha -esta vez, “Uvita” Fernández-, un buen despliegue de Defensa y Justicia de sus herramientas y un contraataque rápido que Pizzini definió tras un preciso pase de Walter Bou. Un retroceso que el Ciclón pagó caro. Los antecedentes no lo ayudaban al equipo, ya que le convirtieron en nuevo de sus últimos 10 partidos.Con el triunfo, San Lorenzo alcanzó los 16 puntos en el campeonato (Alfredo Luna/)Una vez más San Lorenzo se replegó, apostó por la defensa y sufrió. Actuó mucho más retrasado y entre tanta cautela se olvidó del arco de enfrente. Apenas algún intento aislado, o la apuesta por los contraataques, fueron sus únicas armas ofensivas. Y con eso mucho no se podía esperar. Torrico lo salvó dos veces, primero ante Bou -se retrasó, en posición de enganche, y se lució en el segundo tiempo- y después frente a Carlos Rotondi.Con enjundia, Defensa -que se marchó con la frente en alto- lo buscó hasta el final. Algunos de los cambios en San Lorenzo -Nahuel Barrios, Mariano Peralta Bauer- le dieron algo de aire a los locales en el cierre. Habían pasado varios sofocones que encontraron respuestas en Torrico. Al cabo, la figura del encuentro.Muy retrasado, San Lorenzo transitó el final ahogado, como pudo. Defendió con fervor y el Halcón tuvo el empate en la última pelota con un cabezazo apenas desviado de Bou. El Ciclón mezcló este éxito entre apuros y la rebeldía de los que dan sus primeros pasos en la máxima división.Torrico respaldó a MonteroA los 41 años, Sebastián Torrico sigue luciéndose en el arco de San Lorenzo. Ayer se erigió como la gran figura con varias atajadas y sostuvo a su equipo hasta el final. Y en un presente complejo para el club, tanto en lo futbolístico como en lo dirigencial, el mendocino salió a respaldar al entrenador uruguayo Paolo Montero. “La solución no es el cambio de director técnico, hay que bancar el proceso. Nosotros estamos conformes con el trabajo, con el día a día”, expresó. En 13 partidos al mando del banco azulgrana, Montero ganó cuatro, empató cuatro y perdió cinco encuentros. “El primer tiempo resultó parejo y fuimos contundentes en el arco rival. Honestamente, la necesidad de ganar nos llevó a replegarnos en el segundo tiempo. Pero esta victoria es clave”, dijo Torrico.

Fuente: La Nación

 Like

4? Los Wallabies toman la ventajaExcelente maniobra de Australia. Implacables en la la búsqueda, la culminó Reece Hodge luego de un quiebre de Samu Kerevi (7-0). Previo a esa acción, Emiliano Boffelli falló un penal a los palos. 7.00. Ingresan los Pumas a la canchaLa Argentina forma con Juan Cruz Mallía; Santiago Cordero, Lucio Cinti, Santiago Chocobares y Emiliano Boffelli; Santiago Carreras y Gonzalo Bertranou; Marcos Kremer, Pablo Matera y Juan Martín González; Tomás Lavanini y Matías Alemanno; Santiago Medrano, Julián Montoya (c) y Facundo Gigena. Entrenador: Mario Ledesma.El himno nacional argentino en el partido de Australia vs. Los Pumas (captura/)Horario, TV y cómo ver online los Pumas-AustraliaEl partido tiene varias aristas que le permiten a los Pumas ilusionarse con dejar atrás la senda perdedora. El equipo nacional juega este sábado a las 7.05 (hora argentina), en el Queensland Country Bank Stadium de Townsville y con televisación de ESPN y la plataforma online STAR+.Así forman los PumasUna semana después de la derrota ante Nueva Zelanda, el plantel argentino mira con un semblante mejor la próxima cita. Porque no fue ninguna maravilla rugbística el segundo tiempo que hicieron los Pumas en el partido pasado ante All Blacks, pero al menos sirvió para infundir de una buena dosis de confianza en los jugadores. El entrenador Mario Ledesma alimentó este bálsamo al disponer el mismo equipo titular. Después de cuatro partidos opacos, había que aferrarse a cualquier resorte para volver a tomar impulso. Los XV: Juan Cruz Mallía; Santiago Cordero, Lucio Cinti, Santiago Chocobares y Emiliano Boffelli; Santiago Carreras y Gonzalo Bertranou; Marcos Kremer, Pablo Matera y Juan Martín González; Tomás Lavanini y Matías Alemanno; Santiago Medrano, Julián Montoya (c) y Facundo Gigena.

Fuente: La Nación

 Like

Entre tantas idas y venidas, Marcelo Tinelli confirmó que desea volver a la presidencia de San Lorenzo una vez concluida su licencia, en mayo de 2022. En una política interna que va tomando temperatura, el movimiento genera turbulencias. En el camino aparecen tres licencias desde que el conductor televisivo es dirigente del Ciclón, y dos regresos. El restante, según sus palabras, se concretará el año que viene.“La vuelta a Boedo es el sueño más grande. Cuando retome la actividad, en mayo, después de la licencia, va a tocarme diseñar la ingeniería económica para el armado del estadio. El diseño y las tierras están, ahora hay que conseguir la financiación en un mundo pospandemia, cosa que es muy complicada. Hay gente interesada y tenemos que hacer un trabajo de marketing para mostrarle a los inversores que se va a construir algo impactante”, dijo Tinelli en TN.En las entrañas del club, su último alejamiento –el tercero desde que es directivo en la entidad azulgrana– no había caído bien. De hecho, el presidente en ejercicio, Horacio Arreceygor, hace poco tiempo afirmó: “Él está en la Liga Profesional y nada más. Cuando vuelva de la licencia, deberá dar explicaciones al socio de por qué se fue”.Horacio Arreceygor, el sindicalista que cedió su ambición presidencial en San Lorenzo para que Tinelli tomara su lugar en la lista; ahora en ejercicio de la presidencia, dice que su compañero de fórmula tiene que dar explicaciones por la licencia que pidió.César Francis, único opositor que integra la comisión directiva, sostuvo: “Los dichos de Tinelli sobre su vuelta al club dentro de ocho meses sólo merecen repudio. Son de absoluta irresponsabilidad dirigencial y egoísmo; reflejan el uso del cargo por y para fines personales. Necesitamos autoridades legitimadas para ponerle punto final. Entendemos que se debe llamar a elecciones anticipadas con un calendario acordado y consensuado”.El actual presidente trató, y trata, de tomar distancia de Tinelli. Inclusive con algunas decisiones de peso, como la traumática despedida del club de los hermanos Ángel y Oscar Romero. “No esperaba que se diera de la manera en que se dio. Con ambos tengo una excelente relación. Los traje yo personalmente e hice un trabajo muy fuerte para que ambos fueran parte del plantel. No estuve en el día a día de su salida y preferí no enterarme. porque yo quería que siguieran”, fue el dardo por elevación del conductor televisivo hacia Arreceygor.Los controvertidos hermanos Oscar y Ángel Romero, motivo de discordia entre Tinelli y Arreceygor a raíz de su salida del club. (Julián Álvarez/Pool ARGRA/cf/Telam/)A mediados de mayo de este año, Tinelli pidió la tercera licencia desde que es parte de la comisión directiva, la primera desde que ganó las elecciones celebradas en Avenida La Plata al 1700 en diciembre de 2019 (80% de los votos). Según adujo en esa ocasión, lo esperaban semanas ajetreadas con el lanzamiento de su programa ShowMatch, que le insume buena parte de sus energías. Así lo explicó: “Mi vuelta me demandará entre 10 y 12 horas diarias de trabajo e impedirá que pueda dedicarme al club todo lo que requiere este duro momento”. Miradas no contemplativas observan que en medio de esta decisión de Tinelli apareció la crisis económica y futbolística del Ciclón.Tras eso, asumió el mando Arreceygor, secretario general de Satsaid, sindicato de la televisión. No le tembló el pulso para tomar varias decisiones de peso. Con el torneo local como única competencia del semestre en fútbol, el recorte presupuestario fue notorio y fueron dejados de lado varios de los contratos más elevados de futbolistas.Curiosamente, el propio Arreceygor iba a ser el candidato del oficialismo a la presidencia en 2019, pero la fórmula se invirtió a último momento. “He decidido ser candidato a presidente en las próximas elecciones de San Lorenzo. Gracias al amigo Horacio por su lealtad y compromiso”, dijo entonces Tinelli.Hoy Marcelo Tinelli está más solo en su posición política en San Lorenzo; en su momento habló de lealtad de Arreceygor, pero ahora uno y otro parecen estar en veredas opuestas. (ALFIERI MAURO/)Tinelli llegó a San Lorenzo en 2012 junto a Matías Lammens. La primera licencia tuvo lugar en 2014, luego de la caída del Ciclón ante Independiente del Valle, de Ecuador, en una Copa Libertadores que finalmente el club azulgrana terminaría celebrando como una de las grandes gestas de su historia. El empresario adujo en aquel momento problemas personales y el compromiso que le demandaría ShowMatch. Pero al principio el camino a la conquista de Sudamérica resultó muy espinoso. Se marchó Juan Antonio Pizzi y fue reemplazado por Edgardo Bauza, antes campeón de la Copa en Liga Deportiva Universitaria.Pese al contexto, nadie creía que el equipo estaría a un paso de quedar fuera en la primera rueda. Y llegó el impacto, a fines de marzo de 2014: el vicepresidente Tinelli anunciaba su salida temporaria. “He tomado una decisión importante en mi vida, debido al intenso trabajo por el comienzo del programa y al nacimiento de mi hijo Lorenzo. He decidido pedir una licencia de nueve meses”, afirmó. El final de ese escenario es historia conocida: la imagen imborrable de Néstor Ortigoza levantando la Libertadores en el Nuevo Gasómetro, en la noche del 13 de agosto de 2014.La segunda pausa en la gestión de Tinelli se dio en 2017, por recomendación de su médico. Había sufrido un “pico de estrés”, explicaron. Inclusive, suspendió un viaje a Barcelona con Claudio Tapia, presidente de AFA, para visitar a Lionel Messi. “Después de muchos años, siento la necesidad de alejarme del mundo del fútbol por un tiempo”, remarcó. Aquella vez pidió una licencia de 18 meses, pero regresó a los tres meses y medio. “Siento que estoy mejor, que puedo colaborar”, arguyó.Los primeros simpatizantes azulgranas en regresar a una tribuna fueron los de básquetbol, deporte en el que Tinelli tuvo gran incidencia tiempo atrás; el hartazgo se hizo sentir en forma de canto. (Twitter @LigaNacional/)En las últimas horas, agrupaciones políticas se expresaron contra el futuro regreso de Tinelli. Hicieron un reclamo contundente: “Le solicitamos que renuncie a su cargo de presidente de forma indeclinable”. No todos estuvieron de acuerdo con ese comunicado. Desde las entrañas azulgranas, en o, varias personas que conocen a la perfección la rosca política del Ciclón hablan de internas en el oficialismo.Con el peso que conlleva cada movimiento de Marcelo Tinelli y las primeras objeciones importantes a él, así está la interna azulgrana por estos días. Disputas personales, intereses. Mientras, el Ciclón trata de hacer pie en la cancha. Y se añade un factor crucial: los hinchas. Ni bien pudieron volver a las tribunas, aunque en otro deporte, el básquetbol, se manifestaron furiosos contra la dirigencia: “¡Que se vayan todos!”, gritó el público en San Lorenzo 60 vs. Boca 78, por la fecha inicial de la Liga Nacional. A las internas se agrega una externa. Y con más peso que cualquier otra cosa.En San Lorenzo 60 vs. Boca 78, enfrentamiento de la jornada de apertura de la Liga Nacional de Básquetbol, hinchas del Ciclón gritaron “¡que se vayan todos!”; ni bien volvió el público azulgrana a un estadio, aunque no de fútbol, se sintió la tensión que hay en el club. (Twitter @LigaNacional/)

Fuente: La Nación

 Like

Entre tantas idas y venidas, Marcelo Tinelli confirmó que desea volver a la presidencia de San Lorenzo una vez concluida su licencia, en mayo de 2022. En una política interna que va tomando temperatura, el movimiento genera turbulencias. En el camino aparecen tres licencias desde que el conductor televisivo es dirigente del Ciclón, y dos regresos. El restante, según sus palabras, se concretará el año que viene.“La vuelta a Boedo es el sueño más grande. Cuando retome la actividad, en mayo, después de la licencia, va a tocarme diseñar la ingeniería económica para el armado del estadio. El diseño y las tierras están, ahora hay que conseguir la financiación en un mundo pospandemia, cosa que es muy complicada. Hay gente interesada y tenemos que hacer un trabajo de marketing para mostrarle a los inversores que se va a construir algo impactante”, dijo Tinelli en TN.En las entrañas del club, su último alejamiento –el tercero desde que es directivo en la entidad azulgrana– no había caído bien. De hecho, el presidente en ejercicio, Horacio Arreceygor, hace poco tiempo afirmó: “Él está en la Liga Profesional y nada más. Cuando vuelva de la licencia, deberá dar explicaciones al socio de por qué se fue”.Horacio Arreceygor, el sindicalista que cedió su ambición presidencial en San Lorenzo para que Tinelli tomara su lugar en la lista; ahora en ejercicio de la presidencia, dice que su compañero de fórmula tiene que dar explicaciones por la licencia que pidió.César Francis, único opositor que integra la comisión directiva, sostuvo: “Los dichos de Tinelli sobre su vuelta al club dentro de ocho meses sólo merecen repudio. Son de absoluta irresponsabilidad dirigencial y egoísmo; reflejan el uso del cargo por y para fines personales. Necesitamos autoridades legitimadas para ponerle punto final. Entendemos que se debe llamar a elecciones anticipadas con un calendario acordado y consensuado”.El actual presidente trató, y trata, de tomar distancia de Tinelli. Inclusive con algunas decisiones de peso, como la traumática despedida del club de los hermanos Ángel y Oscar Romero. “No esperaba que se diera de la manera en que se dio. Con ambos tengo una excelente relación. Los traje yo personalmente e hice un trabajo muy fuerte para que ambos fueran parte del plantel. No estuve en el día a día de su salida y preferí no enterarme. porque yo quería que siguieran”, fue el dardo por elevación del conductor televisivo hacia Arreceygor.Los controvertidos hermanos Oscar y Ángel Romero, motivo de discordia entre Tinelli y Arreceygor a raíz de su salida del club. (Julián Álvarez/Pool ARGRA/cf/Telam/)A mediados de mayo de este año, Tinelli pidió la tercera licencia desde que es parte de la comisión directiva, la primera desde que ganó las elecciones celebradas en Avenida La Plata al 1700 en diciembre de 2019 (80% de los votos). Según adujo en esa ocasión, lo esperaban semanas ajetreadas con el lanzamiento de su programa ShowMatch, que le insume buena parte de sus energías. Así lo explicó: “Mi vuelta me demandará entre 10 y 12 horas diarias de trabajo e impedirá que pueda dedicarme al club todo lo que requiere este duro momento”. Miradas no contemplativas observan que en medio de esta decisión de Tinelli apareció la crisis económica y futbolística del Ciclón.Tras eso, asumió el mando Arreceygor, secretario general de Satsaid, sindicato de la televisión. No le tembló el pulso para tomar varias decisiones de peso. Con el torneo local como única competencia del semestre en fútbol, el recorte presupuestario fue notorio y fueron dejados de lado varios de los contratos más elevados de futbolistas.Curiosamente, el propio Arreceygor iba a ser el candidato del oficialismo a la presidencia en 2019, pero la fórmula se invirtió a último momento. “He decidido ser candidato a presidente en las próximas elecciones de San Lorenzo. Gracias al amigo Horacio por su lealtad y compromiso”, dijo entonces Tinelli.Hoy Marcelo Tinelli está más solo en su posición política en San Lorenzo; en su momento habló de lealtad de Arreceygor, pero ahora uno y otro parecen estar en veredas opuestas. (ALFIERI MAURO/)Tinelli llegó a San Lorenzo en 2012 junto a Matías Lammens. La primera licencia tuvo lugar en 2014, luego de la caída del Ciclón ante Independiente del Valle, de Ecuador, en una Copa Libertadores que finalmente el club azulgrana terminaría celebrando como una de las grandes gestas de su historia. El empresario adujo en aquel momento problemas personales y el compromiso que le demandaría ShowMatch. Pero al principio el camino a la conquista de Sudamérica resultó muy espinoso. Se marchó Juan Antonio Pizzi y fue reemplazado por Edgardo Bauza, antes campeón de la Copa en Liga Deportiva Universitaria.Pese al contexto, nadie creía que el equipo estaría a un paso de quedar fuera en la primera rueda. Y llegó el impacto, a fines de marzo de 2014: el vicepresidente Tinelli anunciaba su salida temporaria. “He tomado una decisión importante en mi vida, debido al intenso trabajo por el comienzo del programa y al nacimiento de mi hijo Lorenzo. He decidido pedir una licencia de nueve meses”, afirmó. El final de ese escenario es historia conocida: la imagen imborrable de Néstor Ortigoza levantando la Libertadores en el Nuevo Gasómetro, en la noche del 13 de agosto de 2014.La segunda pausa en la gestión de Tinelli se dio en 2017, por recomendación de su médico. Había sufrido un “pico de estrés”, explicaron. Inclusive, suspendió un viaje a Barcelona con Claudio Tapia, presidente de AFA, para visitar a Lionel Messi. “Después de muchos años, siento la necesidad de alejarme del mundo del fútbol por un tiempo”, remarcó. Aquella vez pidió una licencia de 18 meses, pero regresó a los tres meses y medio. “Siento que estoy mejor, que puedo colaborar”, arguyó.Los primeros simpatizantes azulgranas en regresar a una tribuna fueron los de básquetbol, deporte en el que Tinelli tuvo gran incidencia tiempo atrás; el hartazgo se hizo sentir en forma de canto. (Twitter @LigaNacional/)En las últimas horas, agrupaciones políticas se expresaron contra el futuro regreso de Tinelli. Hicieron un reclamo contundente: “Le solicitamos que renuncie a su cargo de presidente de forma indeclinable”. No todos estuvieron de acuerdo con ese comunicado. Desde las entrañas azulgranas, en o, varias personas que conocen a la perfección la rosca política del Ciclón hablan de internas en el oficialismo.Con el peso que conlleva cada movimiento de Marcelo Tinelli y las primeras objeciones importantes a él, así está la interna azulgrana por estos días. Disputas personales, intereses. Mientras, el Ciclón trata de hacer pie en la cancha. Y se añade un factor crucial: los hinchas. Ni bien pudieron volver a las tribunas, aunque en otro deporte, el básquetbol, se manifestaron furiosos contra la dirigencia: “¡Que se vayan todos!”, gritó el público en San Lorenzo 60 vs. Boca 78, por la fecha inicial de la Liga Nacional. A las internas se agrega una externa. Y con más peso que cualquier otra cosa.En San Lorenzo 60 vs. Boca 78, enfrentamiento de la jornada de apertura de la Liga Nacional de Básquetbol, hinchas del Ciclón gritaron “¡que se vayan todos!”; ni bien volvió el público azulgrana a un estadio, aunque no de fútbol, se sintió la tensión que hay en el club. (Twitter @LigaNacional/)

Fuente: La Nación

 Like

La Argentina tuvo su primer partido con público en el país desde el inicio de la pandemia de Covid-19. En el Monumental, el campeón de América disfrutó de un merecido homenaje, le ganó a Bolivia por 3-0 y recibió el calor de su gente más allá de la destemplada y lluviosa noche porteña. Y en la prueba piloto de los simpatizantes dispuesta por el gobierno nacional y la AFA, aparecieron algunas cuestiones en ambos lados de la balanza.En lo previo, en los accesos se les solicitó a los hinchas el DNI y la aplicación Cuidar con registro actualizado al día del partido. Cabe recordar que, desde el martes, la venta de entradas fue desordenada. Primero, con un sistema que colapsó en internet; luego, con los inconvenientes que tuvo el público para retirar la localidad tanto en la cancha de River como en Obras Sanitarias. El paso inicial había sido dado con el pie izquierdo. Y en la noche del jueves las sensaciones resultaron ambiguas.En esta prueba piloto con el 30% de aforo, el público fue acomodándose en las tribunas del Monumental mientras la voz del estadio enfatizaba en las medidas de prevención contra el coronavirus. En general, se observó un uso correcto del tapabocas, aunque escaseó la distancia social, fundamentalmente en las populares.Los fuegos artificiales en los festejos posteriores al partido, ante los 21.000 espectadores que hubo en el Monumental. (LA NACION/Rodrigo Néspolo/)¡Dale, campeón! ¡Dale, campeón!”, resonó con frecuencia antes del encuentro. Cuando el equipo argentino salió a la cancha fue ovacionado por los 21.000 espectadores. Ése resultó el número oficial, aunque dio la impresión de que hubo más gente que la estipulada. Sobre todo, porque se observó muy pobladas a las tribunas cabeceras altas. “Vení, vení, cantá conmigo […] que de la mano de Leo Messi todos la vuelta vamos a dar”, se escuchó. Al rato, otra vez los gritos fueron destinados al capitán argentino: “¡Meeessi, Meeessi!”. Cuando se anunció la formación del equipo, el podio de los mas vivados fue liderado por Messi, Lionel Scaloni y Ángel Di María. Tras la conquista de la Copa América, el DT nacional se ganó el crédito de los hinchas. “¡Vamos la scaloneta!”, gritaron en una de las plateas.A las 20.25, el equipo albiceleste entró al terreno de juego de River después de cuatro años y sonó el clásico “¡Argentina, Argentina!”. El himno nacional estuvo interpretado por el cantante santafesino Sergio Torres. A pesar del frío y de la llovizna, los simpatizantes jamás perdieron el entusiasmo.Cuando el tablero del Monumental marcó el minuto 10, la emoción invadió el estadio y flotó en el ambiente la imagen de Diego Maradona: “¡Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego!”, retumbó. Al cabo, también fue el primer partido con público en una cancha argentina tras el fallecimiento del ídolo.Diego Maradona, inolvidable para los hinchas de la selección argentina. (JUAN IGNACIO RONCORONI/)Apenas tres minutos después llegó la obra maestra de Messi, una exquisita definición de zurda tras un caño a Luis Haquín. Rápidamente, con los clásicos gestos de reverencia, los hinchas volvieron a rendirse a los pies del futbolista de Paris Saint-Germain.En el segundo tiempo los cánticos estuvieron destinados a los clásicos rivales: Brasil e Inglaterra. La gente estalló una vez más con el segundo y el tercer goles de Messi. Se aplaudió con fuerza. Ya era una fiesta que se coronó con el agasajo y el show de Los Totora, Jimena Barón y Luck Ra. Aparecieron la Copa América, los fuegos artificiales y la vuelta olímpica. Y también el llanto de felicidad del astro rosarino. Con un abrazo grupal que será para siempre.

Fuente: La Nación

 Like

Para ambos, conseguir un triunfo era una necesidad. Pero con más corazón que buen juego, en un cierre eléctrico en Vicente López, Platense y San Lorenzo igualaron 1-1 por la 10° fecha del Torneo 2021. El Ciclón se puso en ventaja con un gol de Franco Di Santo, mientras que Brian Mansilla le dio la igualdad al equipo dirigido por Leonardo Madelón. Una paridad que no le quedó mal al desarrollo del encuentro.El triunfo que había conseguido contra Patronato le arrimó un poco de tranquilidad al convulsionado presente de San Lorenzo, que incluso puso en duda la gestión del director técnico uruguayo Paolo Montero. Tres unidades que habían significado un punto y aparte, según confesó Néstor Ortigoza, en clara referencia al alejamiento del club de Ángel y Oscar Romero. También, claro, sería injusto achacar todos los problemas azulgranas a los hermanos paraguayos. Pero es cierto que la institución entendió que esa relación estaba totalmente quebrada.Montero repitió la misma formación que superó al equipo de Paraná, otra vez con Gino Peruzzi ubicado entre los tres marcadores centrales. Y bajo una lluvia copiosa, las jugadas más claras en el inicio fueron para Platense. Primero con Nicolás Bertolo y luego con Matías Tissera. Aunque la mejor jugada del primer tiempo fue para San Lorenzo. A los 25 minutos, Di Santo bajó una pelota de pecho y habilitó con un pase exquisito a Nicolás “Uvita” Fernández, pero la definición ajustada del ex Defensa y Justicia se fue muy cerca del palo izquierdo de Luis Ojeda.Di Santo toma el rebote en el travesaño del remate de Uvita Fernández y anota el 1-0 para San Lorenzo ante Platense (FotoBAIRES/)Por momentos, la pelota voló de área a área. Ambos buscaron algo de profundidad, sin embargo resultó difícil hallar un dominio marcado. Al contrario. El juego fue parejo y Platense mostró una estructura un tanto -sólo eso- más sólida en el mediocampo. En varias ocasiones, también, el Ciclón perdió la pelota en esa zona y quedó mal parado en los contraataques, aunque el “Calamar” no supo cómo sacarle rédito a esas situaciones. Brian Mansilla -la figura del compromiso- estuvo siempre inquieto y hasta preocupó con algún remate.Desde afuera, Montero les pedía a Cristian Zapata y Alejandro Donatti que llevaran las riendas desde el fondo. Todo en un contexto de bajo relieve. Demasiado discreto. Impetu. Sólo eso. Sí quedaron en claro los desajustes con malos pases, incluso a una corta distancia. De un lado y del otro, desde ya. No obstante, San Lorenzo fue mejor en la parte final del primer tiempo. No le alcanzó para abrir el marcador, porque chocó contra sus propias limitaciones.Brian Mansilla festeja su gol, el 1-1 de Platense ante San Lorenzo (FotoBAIRES/)La tónica a lo largo de toda la segunda parte resultó distinta. Un torrente de energía empujó a ambos. Fue San Lorenzo quien pudo encontrar primero la salida del laberinto. A los 16 minutos, tras un pelotazo largo de Peruzzi y un error defensivo de los locales, “Uvita” Fernández enhebró una gran maniobra, su remate dio en el travesaño y desde atrás apareció Di Santo con su olfato para empujar la pelota al gol. Había sido la primera jugada de riesgo de los azulgranas en ese período y la capitalizaron. Pura efectividad.Escena del partido que disputan Platense y San Lorenzo (FotoBAIRES/)En una tardecita que fue levantando vuelo y dejando atrás el tono opaco, el partido se fue inflando, en la misma medida que Platense y San Lorenzo mostraron ideas más frescas. Y le duró poco la alegría al Ciclón. A los 22, Mansilla sacó un remate desde afuera del área que encontró una muy floja respuesta de Sebastián Torrico. Otro error, otro gol. Sirvió para ponerle emoción al cierre (“Uvita” Fernández se marchó expulsado) y tanto uno como otro equipo tuvieron el partido a tiro. El empate fue justo.

Fuente: La Nación

 Like

Es un estado de alarma permanente. Pasan los años, cambian los nombres, circulan los entrenadores, pero San Lorenzo no tiene paz. El último episodio, en plena pandemia de Covid-19 y sin hinchas en los estadios, con un escándalo que se trasladó de una cancha de fútbol… a un aeropuerto. Con ribetes que rozan lo insólito, al mal momento que atraviesa el equipo –dejó otra mala imagen en su caída ante Talleres por 2 a 0– se sumaron escenas de violencia en Córdoba proveniente de las propias entrañas del club. Otro sacudón en la vida azulgrana.El capítulo más reciente sucedió en las tribunas y los pasillos del estadio Mario Kempes. Talleres propinó un golpe de alto impacto y se vio a un Ciclón descontrolado, que jugó mal, perdió y encima terminó con nueve futbolistas tras las expulsiones a Gino Peruzzi y Siro Rosané. “¡Esto es San Lorenzo, pongan h…!”, “¡basta de bol…, manga de muertos!” y “¡respeten la camiseta!” fueron algunas de las frases que sonaron en el estadio mundialista. ¿De parte de quién? De los “allegados”. O los “hinchas VIP”, personas autorizadas por la dirigencia a entrar a las tribunas. Que a estas alturas ya no acuden únicamente a los partidos más cercanos, sino que inclusive se trasladan a otras provincias, algo que se repite en varios clubes. El ejemplo más claro se dio en la sala de embarque del aeropuerto de Córdoba, donde hinchas reclamaron otra actitud a los futbolistas, que no sólo no aceptaron el planteo sino que terminaron cara a cara con los “allegados”. “Te peleo mano a mano”, se escuchó de algún integrante del plantel.Los simpatizantes de San Lorenzo están hartos de años de malas campañas y desaciertos dirigenciales. (Hernán Zenteno/)Tras un comienzo promisorio en el que logró mezclarse entre los primeros de la tabla en el Torneo 2021, San Lorenzo se derrumbó en sus últimos dos compromisos como visitante. Primero fue goleado por 4-0 por Unión, en Santa Fe. Tras eso llegó el dolor de cabeza contra Talleres, cuando se vio a un equipo apático, carente de sorpresa, que sólo apeló a los pelotazos largos y evidenció graves problemas defensivos. El flojo rendimiento se tradujo en gestos de fastidio e impotencia del entrenador Paolo Montero. “Debemos mejorar algunas situaciones de juego. Estamos amargados pero convencidos de que podemos revertirlo”, sostuvo el uruguayo.La deuda de los azulgranas no es nueva. Los hinchas acarrean las frustraciones de los últimos años, en los que ha habido volantazos en todas las estructuras, aunque ninguno dio resultado. En un momento fue la incertidumbre que generó la licencia de Marcelo Tinelli en la presidencia, golpe fuerte. Tomó esa función el vicepresidente primero Horacio Arreceygor, que contrató a Mauro Cetto como director de fútbol; esa situación llevó al alejamiento de emblemas, como Alberto Acosta y Hugo Tocalli. También, el de Leandro Romagnoli, que había tenido un interinato como director técnico tras la partida de Diego Dabove.El paso de los apellidosEn el rubro entrenadores la lista asoma infinita. Pasaron Pablo Guede, Diego Aguirre, Claudio Biaggio, Jorge Almirón, Juan Antonio Pizzi, Diego Monarriz, Mariano Soso y el propio Dabove. Varios de ellos, en su momento, eran pretendidos por algunos de los principales clubes de la Argentina. Para varios, consagrados en otras instituciones, el desafío pasó por romper un karma de durar más de 15 partidos en el cargo. Puertas adentro, cada una de las crisis futbolísticas golpea, duele: se habla de un club en permanente reconstrucción. Así de frenético y abrumado está el mundo San Lorenzo.Bajo la dirección de Paolo Montero San Lorenzo es la nada misma en cuanto a juego. (Prensa San Lorenzo/)En cuanto a los futbolistas, el rendimiento general estuvo bastante por debajo de lo que se puede esperar por sus potenciales. En el cruce con Talleres apenas aprobó Sebastián Torrico, que salvó al Ciclón de otra goleada. Nadie duda: San Lorenzo cuenta con varios jugadores de jerarquía, como Ángel y Oscar Romero y Néstor Ortigoza, que fue reemplazado en el entretiempo frente al conjunto cordobés.Los hermanos paraguayos siempre conforman un tema aparte, porque no rinden de acuerdo con lo que se espera de ellos y tienen contratos onerosos y porque en Boedo están abiertos a escuchar ofertas del exterior. Son parte de un equipo que en las últimas semanas se desfiguró progresivamente hasta no jugar a nada. Finalmente surge Cristian Zapata, que debutó el último lunes, pero el colombiano cayó en un momento de crisis del club. Uno de tantos.San Lorenzo tratará de dar vuelta la página con miras al cruce del próximo domingo con Argentinos, Nadie descarta que los hermanos Romero y el propio Ortigoza observen el partido desde el banco de suplentes. El Ciclón procurará algo de paz.

Fuente: La Nación

 Like

Volvió a sonreír Boca. Tras el regreso de Juan Román Riquelme al club, esa racha adversa que tanto dolor de cabeza le generó River en los últimos años parece haberse torcido. Anoche, por los octavos de final de la Copa Argentina, los xeneizes celebraron por penales 4-1 después de un 0-0 para el olvido. Se lució Agustín Rossi, que le atajó el tiro a Julián Álvarez, mientras que Braian Romero desvió su remate. Ahora, en la próxima instancia, el equipo de Miguel Ángel Russo enfrentará a Patronato.Luego de un atípico 2020 sin superclásicos, éste fue el cuarto Boca- River del año. Con la particularidad de que fue la primera vez en la historia que se vieron las caras en este torneo. También, claro, con un nuevo guiño del destino para los de la Ribera.ASÍ FUE LA DEFINICIÓN POR PENALES CON LA QUE BOCA ELIMINÓ A RIVERTras el 0-0 en los 90, el equipo de Russo venció 4-1 desde los doce pasos a los de Gallardo y se metió en cuartos de final de la #CopaArgentinaEnTyCSports. pic.twitter.com/JAhInjGO4X— TyC Sports (@TyCSports) August 5, 2021La particularidad es que estos tres compromisos se habían disputado en La Bombonera y recién volverán a cruzarse en el estadio Monumental el próximo 3 de octubre, por la fecha 14 la Liga Profesional. Con el último triunfo del xeneize se cortó la racha de cinco “mano a mano” seguidos ganados por el River de Marcelo Gallardo. El millonario había superado en todas las instancias eliminatorias a Boca desde la llegada del entrenador hace ya siete años: Copa Sudamericana (2014), Copa Libertadores (2015, 2018, 2019) y la Supercopa Argentina (2018). Lo concreto es que Russo, ya en su segunda etapa en el club, le ganó el torneo local en la última fecha, lo eliminó de la Copa de la Liga y ahora de la Copa Argentina.Abrazos y festejos; Boca encontró alivio para un presente gris en un triunfo por penales ante su rival eterno (LA NACION/Anibal Greco/)Es cierto, el clásico le llegaba a los xeneizes en una situación compleja. Eliminado de la Copa Libertadores, estaba urgido por provocar un quiebre como el de anoche, en la fría -y cargada de niebla- noche platense. Con un terreno de juego húmedo, resbaladizo, no resultó sencillo el control de la pelota.Boca se volcó decididamente sobre el campo rival en el inicio del primer tiempo. Finalmente, Russo se inclinó por una línea de cinco en el fondo. Por la derecha, les impuso mucho ritmo a los movimientos con Luis Advíncula y Cristian Pavón. Por ahí le creaba problemas con el mencionado tándem. Volcado en ataque, el lateral peruano contuvo a Fabricio Angileri y se presentó como uno de los duelos de la noche.Boca, de fiesta tras eliminar a River en La Plata (LA NACION/Anibal Greco/)De River y su manifiesta vocación ofensiva se vio poco en los primeros minutos. Inicialmente, Nicolás de la Cruz -el que más se animó a poner la pelota bajo la suela- se volcó por la derecha y José Paradela en la izquierda. Movedizos, fueron intercambiando posiciones. Aunque posiblemente les faltaba un enlace. El equipo millonario se retrasó un poco; Boca, con la pelota, avanzó apenas otro tanto, con hombres de ataque.Un punto a favor del conjunto de Russo fue la presión frente a los jugadores de River que recibían el balón. A partir de ahí generó varias pérdidas que dejó mal parados a los millonarios. Con Juan Ramírez, que en los primeros 45 minutos provocó las tarjetas amarillas de Enzo Pérez, David Martínez y Gonzalo Montiel. Cada vez que pudo, el ex San Lorenzo le imprimió su habitual cambio de ritmo. Sus chispazos resultaron un sello distintivo dentro de un contexto opaco.¡TREMENDO PLANCHAZO DE ROJO!#SuperclásicoEnTyCSports Julián Álvarez fue a buscar una pelota a la mitad de la cancha y el central de #Boca le dio una dura patada en la espalda. Loustau le mostró la amarilla. ¿Era para expulsión? pic.twitter.com/hwd5B4cp3Z— TyC Sports (@TyCSports) August 4, 2021Se sabe: si River se convence de lo expuesto, tiene garantía de calidad. Y allí apareció Julián Alvarez a los 31, con una corrida electrizante que dejó a Carlos Izquierdoz en el suelo. Primero Romero y después Bruno Zuculini no pudieron definir ante la desesperación de los defensores xeneizes. Una oportunidad inmejorable en la que también intervino Rossi -la figura de la cancha- para atorar al ex goleador de Defensa y Justicia. Resultó, sin dudas, la situación más clara del primer tiempo. Ya era otro partido. Más a gusto y acomodado a las pretensiones de River, que se empezó a quedar con rebotes y las pelotas de dominio dividido.Boca bajó decididamente las revoluciones. El cierre del primer tiempo fue disputado, con emoción, pero no por el buen juego, ni por la abundancia de situaciones de riesgo. Sólo por la tensión y la historia que acarrea este duelo. La pelota estuvo más en el aire gélido que en el césped. Todo un síntoma de lo que era el encuentro. La fricción y la fuerza dominaron un juego que no salía de lo ordinario.Braian Romero traba con el debutante Advíncula (LA NACION/Anibal Greco/)River comenzó como una tromba en el segundo tiempo y tomó las riendas. Milton Casco ingresó por el amonestado Montiel, que lució lejos de su nivel habitual. Iban apenas 35 segundos y a Boca lo salvó primero Izquierdoz (tapó el remate de Romero) y luego Rossi, que contuvo el disparo de Zuculini. A los 4, otra vez el equipo de Gallardo conectó pases e hilvanó una gran jugada entre Romero y Paradela, pero el zurdo remató desviado. Las ocasiones más claras eran de los millonarios.River se entusiasmó porque ya no pasaba por sobresaltos y estaba más veloz que su adversario. Boca se desacomodó y recibió dos amonestaciones una detrás de otra: Marcos Rojo y Carlos Zambrano. Russo buscó piernas frescas en el banco con las entradas de Alan Varela y Marcelo Weigandt. A falta de 15 minutos, Boca rompió la línea de cinco e ingresó Edwin Cardona. Nada cambió la ecuación.Lucha en lo alto; River y Boca entregaron un duelo olvidable desde el juego (LA NACION/Anibal Greco/)Todo era muy parejo, de bajo vuelo. Boca no pateaba al arco y abundaban las imprecisiones. Los de Núñez, en líneas generales, contaron con las situaciones de mayor peligro. Una vez más, también, quedó demostrado que en un clásico de esta jerarquía poco pesan las realidades de uno y otro.El resultado mantuvo a todos en vilo hasta el final. Pero lo cierto es que los dos se entregaron a los penales. Ahí, Boca fue muy efectivo y volvió a ser feliz ante River. Por penales, como hace un puñado de meses. Faltó juego, pero sobró entrega. Y lo festejó con el alma.

Fuente: La Nación

 Like

La gira europea de los Pumas, su primera actividad en casi siete meses, se cierra este sábado, con el tercer encuentro en semanas consecutivas y el segundo seguido contra Gales en Cardiff, en el estadio Principality. La acción comenzó a las 11 de Buenos Aires (las 15 locales), es controlada por el juez inglés Luke Pearce y tiene televisación de ESPN.El primer try llegó a los 7 minutos, luego de una gran ejecución y un ataque por la derecha que finalizó Owen Lane. Sin embargo, rápidamente, a los 10, los Pumas consiguieron su primer try después de una excelente maniobra -buena obtención, apoyos y continuidad- que finalizó Matías Moroni (hoy cumple 50 caps en el seleccionado mayor).Es la última actuación de los Pumas antes del Rugby Championship, que afrontarán totalmente fuera de casa desde dentro de cuatro semanas. Debutarán el 14 de agosto frente a Sudáfrica, que en 2020 no tomó parte del Tri-Nations en Oceanía.Las formacionesArgentina: Santiago Carreras; Bautista Delguy, Santiago Chocobares, Jerónimo De la Fuente y Matías Moroni; Nicolás Sánchez y Tomás Cubelli; Facundo Isa, Rodrigo Bruni y Pablo Matera; Guido Petti Pagadizábal y Marcos Kremer; Francisco Gómez Kodela, Julián Montoya (capitán) y Nahuel Tetaz Chaparro.Entrenador: Mario Ledesma.Suplentes: Juan Imhoff, Domingo Miotti, Felipe Ezcurra, Matías Alemanno, Tomás Lavanini, Santiago Medrano, Facundo Gigena y Facundo Bosch.Gales: Hallan Amos; Owen Lane, Nick Tompkins, Jonathan Davies (capitán) y Tom Rogers; Jarrod Evans y Tomos Williams; James Botham, Ross Moriarty y Joshua Turnbull; Will Rowlands y Ben Carter; Leon Brown, Elliot Dee y Gareth Thomas.Entrenador: Wayne Pivac.Suplentes: Willis Halaholo, Callum Sheedy, Kieran Hardy, Taine Basham, Matthew Screech, Dillon, Rhodri Jones y Lewis Sam Parry.Estadio: Principality, de Cardiff (local, Argentina).Árbitro: Luke Pearce (Inglaterra).Hora: 11 de Buenos Aires (15 de Gales).TV: ESPN.

Fuente: La Nación

 Like

Un festejo atragantado sobre la hora que no alcanza para romper la inercia. Un empate con dos miradas opuestas. Fue tal la voracidad albiceleste en el arranque contra Colombia que a los 8 minutos de juego ya había marcado el 2-0 más rápido en toda la historia de las eliminatorias en condición de visitante. Cristian Romero y Leandro Paredes, los encargados. La otra cara de la moneda fue la falta de contundencia en el segundo tiempo para un conjunto que desde hace varios años suele sufrir por la falta de gol.La Argentina exhibió un arranque explosivo, desbordante, en el que acorraló a Colombia en su propia área. Fueron minutos en los que resultó capaz de configurar un escenario muy distinto al que imaginaba, seguramente más dificultoso. Por méritos propios, los dirigidos por Lionel Scaloni pusieron más ambición y manejaron la pelota. Hubo vocación ofensiva, despliegue, búsqueda por los costados, circulación rápida. Y goles, como consecuencia directa.Lionel Messi, de la selección de Argentina, se lamenta durante el partido ante Colombia, en Barranquilla. (Fernando Vergara/)Las estadísticas recogidas recientemente por @VarskySports dibujan a la perfección el déficit que arrastraba el equipo nacional para convertir. Desde 2014, en el camino a Rusia 2018, hasta la actualidad, la selección disputó 24 encuentros por las eliminatorias y marcó 28 goles (12 de local y 16 de visitante). Las conquistas se reparten de este modo: seis en el ciclo de Gerardo Martino, nueve en el de Edgardo Bauza, cuatro en el de Jorge Sampaoli y nueve en el de Scaloni.Prácticamente, la Argentina no ha conseguido goleadas en este recorrido. Se recuerda el 3-0 sobre Colombia en noviembre de 2016. La noche en San Juan (con Bauza al mando) que resultó liberadora de la mano de Lionel Messi, Lucas Pratto y Ángel Di María. Más adelante, en octubre de 2017, se destaca el 3-1 sobre Ecuador. Con tres goles de un Messi extraordinario, la selección ganó en Quito y se clasificó al Mundial.Dentro de este contexto, Brasil es el conjunto que más veces anotó en las eliminatorias desde el 2014: 55. Lo peculiar es que entre los diez países del continente, la Argentina se ubica en el séptimo lugar. Atrás apenas aparecen Paraguay, Bolivia y Venezuela.Queda claro que la abundancia de nombres del plantel en el ataque no garantiza una importante cuota goleadora. Indudablemente, es una rareza que en un país que en todos estos años ha tenido a Messi, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Paulo Dybala, Lautaro Martínez y Lucas Alario, por mencionar algunos, muestre una escasa efectividad en el arco rival. Se insiste, se habla de un período que abarca desde el 2014 hasta la actualidad.Lautaro Martínez es el goleador del ciclo Scaloni, pero no anotó en los últimos dos partidos. (Tato Pagano/AFA/)“No estamos sufriendo en la marca, creo que estamos sufriendo más a la hora de concretar en el arco rival. Tenemos que generar más situaciones y hacer goles, es lo que queremos todos”, había reconocido el DT Scaloni en las últimas horas. Y añadió. “Contra Chile, por ejemplo, terminamos el partido con tres o cuatro delanteros y eso no nos garantiza hacer goles. Tenemos que ocupar bien los espacios y las situaciones después vendrán”. Por lo hecho en los primeros 45 minutos, sin dudas que el entrenador podrá encontrar puntos altos para destacar. Que en la selección hay variantes ofensivas está demostrado.Es cierto, también, que en lo que va del trayecto hacia Qatar 2022 el equipo albiceleste ha recibido pocos tantos (5 en 6 partidos). Lo que por momentos chocaba con una impericia para darles el toque final a las situaciones de gol que genera. A las intenciones, anoche, Argentina le agregó una cuota de contundencia en el primer tiempo. Ese aspecto que el propio Scaloni le había pedido a sus jugadores que tenían que corregir. Falló el técnico con los cambios en la segunda parte, es verdad, y tras el descuento colombiano el equipo empezó a dilapidar situaciones de riesgo. Por eso, en el saldo final, el sabor resultó amargo.

Fuente: La Nación

 Like